ESTAR CONSCIENTE: El abrazo natural que eres

Resultado de imagen para ¿Quién eres tú?

¿Quién eres tú?

¿Estás “hecho de” pensamientos, sensaciones, imágenes, percepciones, sentimientos, sensaciones?

Los pensamientos, sensaciones, imágenes, percepciones, sentimientos, son conocidos para ti. Eres consciente de sus idas y venidas. Te das cuenta de que surgen y se disuelven. Si estuvieras hecho de ellos, limitado a ellos, definido por ellos, encerrado en ellos jamás podrías estar consciente de su existencia, no podrías notarlos, conocerlos o incluso hablar de ellos.

Los pensamientos, sensaciones, imágenes, percepciones, sentimientos, no pueden ser aquello que eres realmente. No te pueden definir, al igual que las películas dramáticas, cómicas o de terror que se proyectan en una pantalla de cine no pueden definir la propia pantalla. La pantalla contiene y permite cada película – es un SI natural a todas las películas – pero no es en sí ninguna de las películas. Aún cuando la película decaiga, incluyendo cualquier película que trate sobre la ausencia de una pantalla, la pantalla permanece intacta. La pantalla no puede ser amenazada, dañada o destruida por ninguna película, independientemente de lo intensa o devastadora que parezca ser. La pantalla jamás “pierde” la película cuando ésta pasa, tampoco anhela la llegada de una próxima película o quiere la “mejor” película. Siempre está plena.

Ninguna película ha tenido nunca el poder de “apagar” o “prender” la pantalla. Las películas de Dios y el diablo, del cielo y el infierno no pueden tocarla. La pantalla está cósmicamente a salvo.

El movimiento se refleja en la pantalla pero la pantalla en sí misma, nunca se mueve. El tiempo pasa en la pantalla, pero la pantalla en sí nunca envejece. Las locaciones van cambiando dentro de la pantalla, sin embargo la pantalla jamás tiene una localización. Las películas comienzan y terminan, incluso desparecen por completo, pero la pantalla siempre está ahí. La pantalla siempre está presente y nunca se limita a los contenidos de la película en curso. Está más allá del ciclo de nacimiento y muerte. Sólo se conoce a sí misma. Es pura intimidad.

Recordarte a ti mismo como la pantalla es conocerte como esa capacidad absolutamente abierta, espaciosa, ilimitada que es capaz de alojar todos los pensamientos, sensaciones, imágenes, percepciones, sentimientos, conforme surgen y se disuelven.

No “eres” dolor, eres capacidad para el dolor. Tú no eres el “pensador”, eres capacidad para todos los pensamientos. No “eres” triste o alegre, no “eres” confusión, eres lo Único, la claridad siempre presente en donde las olas de tristeza, confusión y alegría vienen y van, sin dejar rastro (excepto como memoria, la cual también viene y va). Eres el cálido y fácil abrazo de todos estos movimientos, así como el océano es el abrazo natural de todas sus innumerables olas. ¿Por qué? Porque éste ES sus olas y eso es aceptación sin un “hacedor”, la aceptación natural que eres y que siempre has sido.

Simplemente recuerda lo que eres y sé eso. ¿Qué podría ser más simple?

Jeff Foster

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: