QUE ES LA FELICIDAD

QUE ES LA FELICIDAD

Todas las personas quieren ser felices y sin embargo, pocas lo logran. La mayoría obtiene como máximo, destellos de satisfacción en algunos momentos y en determinadas áreas de sus vidas.Pero la felicidad es otra cosa. No se trata de sentirnos más o menos bien en algo ocasionalmente, sino de sentirnos plenos en la totalidad de nuestra experiencia vital y en forma duradera.
¿Y qué es la felicidad?
Según la definición del diccionario: Del latín, “felicitas”, estado del ánimo que se complace en la posesión de un bien.Un estado del ánimo, es un estado del Alma, de lo más profundo y auténtico que hay en cada uno de nosotros, de la totalidad que en realidad somos.¿Y a la posesión de qué bien se referirá el diccionario? ¿Aludirá acaso a poseer un automóvil de lujo, o una residencia en un barrio exclusivo, o una familia “tipo”, o una cuenta bancaria de varios dígitos, o una actividad laboral que signifique destaque social? No. El bien más preciado que necesitamos poseer es vivir en un estado de amor.¡Y el Alma sólo se complace cuando alcanzamos ese estado de amor!
¿Y qué es el estado de amor?
Me gusta la definición de Carlos Castañeda: un camino con corazón. Su maestro, el nahual de la etnia Yaqui (México) Don Juan, le enseñó que lo único que tiene sentido para un guerrero espiritual, es tener un camino con corazón.Cuando Castañeda le preguntó qué era eso, el nahual le dijo que se trataba de una actitud hacia la vida toda, de un camino con el que nos sentíamos tan identificados que desaparecía la distinción entre él y nosotros.
Y a continuación lo interrogó sobre cómo podemos saber si el camino que estamos recorriendo tiene corazón y recibió la respuesta: Si tu camino tiene corazón, te sentirás naturalmente fuerte, alegre, energizado y en paz.Y eso querido/a amigo/a, es precisamente el estado de amor: una actitud hacia la vida que nos hace sentir en forma natural fuertes, alegres, energizados y en paz.
¿Y por qué no todos alcanzamos ese estado?
¡Porque no todos estamos dispuestos a pagar los costos!La gran mayoría de las personas viven esperando que la felicidad llegue a ellas de alguna forma mágica. Tal vez, ganando a la lotería. Tal vez, cuando alguien maravilloso se enamore de ellas. Tal vez cuando consigan un empleo muy bien remunerado. Tal vez, … tal vez, … tal vez, …Lo que esas personas aún no han comprendido, es que la felicidad no es gratuita. Tiene costos y si los aceptamos y nos hacemos cargo de ellos, pasaremos por la vida anhelándola y no obteniéndola.
¿Quién busca a quién?
Muchas veces me han preguntado si la felicidad llega a nosotros o debemos ir en su búsqueda. Y mi respuesta es: ambas cosas a la vez.La felicidad es como el aire que está permanentemente presente y buscando introducirse en todos lados. Claro que para lograrlo, necesita que, por ejemplo, abramos las ventanas de nuestra habitación.
De lo contrario, no podrá penetrar.Cuando nosotros tomamos la decisión de ser felices (y decidir lo no es un mero deseo sino que implica estar dispuestos a hacer lo necesario) automáticamente nos lanzamos en su búsqueda y ese acto significa que le abrimos las ventanas de par en par. Y entonces ocurre algo maravilloso: la felicidad también comienza a dirigirse hacia nosotros.
He encontrado que las personas que manifiestan no ser felices, en realidad nunca salieron en su búsqueda. Simplemente se limitaron a desearla, mientras permanecían inmóviles a la espera de un milagro.
Y aquí viene a mi memoria una afirmación de Un Curso de Milagros:
“Todo el mundo tiene derecho a los milagros, pero antes es necesario una purificación”.
Y la purificación consiste en estar dispuestos a desprendernos de todo lo que en nuestra personalidad conspira contra nuestro deseo de ser felices. Y también consiste en estar dispuestos a incorporar a nuestra personalidad todo aquello que necesitamos para ser felices.1)
Las dificultades, que pueden provenir de las creencias y hábitos que hemos ido incorporando o que también pueden tener sus orígenes kármicos en vidas pasadas. Estas dificultades son capaces de impedirnos ser felices si las percibimos como injustas e inadecuadas o si simplemente las ignoramos o sub-valoramos, y también son capaces de allanarnos el camino a la felicidad si las percibimos como lecciones a aprender y oportunidades de crecimiento.2)
Los potenciales, que son aquellos recursos internos que poseemos en estado latente y que de desarrollarlos y actualizarlos, nos facilitarán el acceso a la plenitud.
Pero debemos tener claro que ni las dificultades desaparecerán por sí mismas, ni los potenciales se desarrollarán por sí mismos.
En ambos casos, será imprescindible nuestra participación consciente y a eso me refería cuando aludía a los costos. Estar dispuestos a hacernos cargo de los costos, es actuar responsable-mente teniendo en cuenta que responsabilidad (responsabilidad) es la habilidad para responder.Veamos entonces, algunos de los costos que tendremos que afrontar si verdaderamente decidimos ser felices.
Necesitaremos desprendernos de:
• La creencia de que la felicidad no depende de nosotros y que en cambio, sí depende de otros (hijos, pareja, jefes, padres, amigos).
• La creencia de que las dificultades son obstáculos insalvables.
• La creencia de que ser felices o no, depende del azar.
• La creencia de que estamos predestinados a ser felices o infelices.
Necesitaremos incorporar la decisión de:
• Hacer lo que sea necesario para ser felices (cambiar pensamientos, creencias y actitudes).
• Dejar atrás el pasado y apoyarnos firmemente en el presente.
• Percibir cada impedimento como una oportunidad. Cada desierto como la oportunidad de hallar un oasis, cada montaña como la oportunidad de fortalecer nuestras piernas y aprender a escalar.
• Depender de nosotros mismos.
• Apoyarnos en nuestros propios pies.
• Ser pro-activos (tomar la iniciativa) en vez de reactivos (actuar como reacción).
• Contribuir a que los demás sean felices.Y sí, mi querido/a amigo/a, si quieres ser feliz tendrás que pagar los costos porque en la vida no hay nada gratuito y menos en relación a la felicidad.
Y me gustaría compartir contigo un secreto: ¡se puede y vale la pena!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: