El camino de la Mujer Sabia

La Mujer Sabia es la que recoge los frutos de sus cosechas, la que materializa su sabiduría a lo largo del tiempo, integrando sus etapas anteriores y dejando ir con amor y agradecimiento su etapa nutricia y reproductiva. Es la que reconoce a su niña y adolescente interna para calmarlas cuando demandan, reclaman o no dejan ver a la mujer actual. La sabia es la que acuna a su niña herida, cuando surge y le da con amor lo que necesita sin ser tomada por ella, es la que sintoniza y se empodera de su fuerza ancestral, la que resuena con las mujeres milenarias con sus cabellos largos y blancos que bailan en círculos sin tiempo, sanando, cantando, trasmitiendo su poder y su medicina curativa. Es la que venera a la Pachamama a la madre naturaleza a sus ancestros y a su propia madre y a su padre, integrando la fuerza de los opuestos, lo femenino y lo masculino dialogan dentro de su alma, sin lucha, sin conflicto. Es quién corta cuando tiene que cortar de manera sensible, firme y sin duda. Es la que pudo mirar de frente, a la grieta, su herida, su dolor, para despedirse y abrir otra puerta. Es la que deja atrás con amor y agradecimiento, soltando lo viejo de etapas anteriores e integrándolas de otra manera en su corazón, dejando ir lo que ya pasó, soltando para renacer en sintonía con la sabiduría del paso del tiempo.

La Mujer Sabia y los cuatro elementos
La mujer sabia está en resonancia con los cuatro elementos que habitan en ella en equilibrio. Cada vez que se inicia un ritual en las culturas precolombinas, se realiza la apertura del espacio sagrado y se invoca a los cuatro suyus, a los cuatro puntos cardinales y a los cuatro elementos, a la Pachamama al Universo y a la divinidad interior.
El elemento Aire, representa el poder de las ancianas, sintoniza con el movimiento, con el vuelo del águila, también rige el plano de los pensamientos y la comunicación, momento de la transmisión de ideas, mensajes y visiones siempre en movimiento entre el cielo y la tierra, como las nubes , como el aliento, como el movimiento del aire. El búho, el cuervo, el cóndor y el águila son los animales de poder, quienes llevan y traen información entre el cielo y la tierra, entre el mundo celestial y el terrenal. El poder del Aire está representado por todas las ancianas sabias quienes son las guardianas del saber más antiguo las diosas ancestrales, las abuelas que tienen el conocimiento y lo transmiten a sus hijas y nietas de generación en generación. Se las invoca para traer claridad mental “aires nuevos” a los enredos de la mente y a los pensamientos negativos. Se mueven los pensamientos como el movimiento del aire al mover las semillas.
Resultado de imagen para La Mujer Sabia y los cuatro elementos
Trae la visión del conocimiento nuevo y la sanación.
No permitamos que toda La Sabiduría se muera con Ellas…
No son viejas, no son ancianas, no son moribundas.
Son el acopio, el granero, son las Reservas de Lo Femenino; son Las que Nutren Cuerpos y Almas.
No pasaron de moda, no están demenciándose cuando miran donde parece que no hay Nada…que no hay Nadie.
No hablan solas, tienen un Profundo Diálogo con Su Alma.
No consumen, ni se están consumiendo; no tiene hábitos extraños, Habitan.
Mujeres de Poder y de Saber Poder. no necesitan porque Saben que solo Ellas mismas pueden darse a sí mismas lo que Es solo para Ellas.
LA MAGA (Cuadernos de Magia)

Lak´es a la kim

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: