LA PLENITUD DE LA VIDA

 

edicion-330-web_016Al otro lado de la puerta de cada miedo siempre encontrarás maravillosos regalos…

Eliza Cavazos / Colaboración El Tiempo
Antiguamente, las recetas para una vida gratificante se limitaban solo a comer vegetales, hacer ejercicio y no fumar; pero, hoy en día, en pleno siglo veintiuno, los especialistas prestan una mayor atención a las cuestiones del desarrollo psicológico a través de la vida, para lograr el objetivo de llegar a una vida exitosa, sana y agradable incluso en la adultez mayor.
La plenitud la valoramos cuando llegamos a una madurez temporal, por ejemplo, tener 80 años y poder recordar cuando fue tu plenitud, cada ser tiene su propia plenitud, sus ambiciones y sus logros.
Según unos expertos, para comenzar, tres son los ingredientes obvios de una vida larga y sana plena, los cuales serían, de forma conjunta, no beber, no fumar y no engordar demasiado. Sin embargo, esto no alcanza para asegurar un sano envejecimiento.
Ver que lo que deseaste se consiguió, que el amor te dio satisfacciones meramente equilibradas, tener una posición económica segura, que no te acose la inseguridad, que solo sea un fantasma social perdiendo la cruel batalla.
De hecho, casi todo tiene que ver con la actitud. Una persona que es capaz de manejar sus conflictos de una manera positiva y madura, es decir, tratar efectivamente con los golpes de la vida, ser capaces de disfrutar de la compañía de otras personas en su vida y permitirse a sí mismas ser enriquecidas por sus relaciones con otros, hará que sea más probable que crezcan y envejezcan bien. Estos son la mayoría de los asuntos centrales de la vida, más que la clase social, la educación, o el dinero.
Toma conciencia de las actitudes, obsérvalas, desafíalas, de manera que cuando se te pongan delante, en lugar de huir hagas uso de tu fuerza de voluntad y de tu coraje interior para traspasarlas y abrirte a las extraordinarias posibilidades que te ofrece la vida.
A medida que crecemos, adoptamos creencias negativas, suposiciones falsas y miedos saboteadores acerca del mundo que nos rodea, las cuales nos impiden poder tener miles de cosas, entre ellas, plenitud.
El sentido de la vida no se puede expresar con palabras, no es algo que te encuentras por casualidad, como la solución de un rompecabezas o el premio en una búsqueda del tesoro. Es algo que se siente a veces: cuando estás cerca de un ser querido, o un árbol que nos encanta con su belleza, o cuando están en plena comunión con uno mismo y la naturaleza.
El significado de la vida es una experiencia, no un concepto, no se puede detener en el tiempo… es algo que construir en la vida: su historia, sus afectos, la experiencia humana que se transmite por su talento y sus conocimientos de las cosas en las que crees, de las cosas y las personas que están ahí. Esto hace que sea una vida llena de dignidad y significativa para ti.
Nuestra vida está hecha de millones de momentos, vividos de mil maneras diferentes. Algunos, buscamos amor, paz, armonía. Otros, sobrevivimos día a día; pero no hay momentos más plenos que son aquellos en los cuales descubrimos que la vida, con sus alegrías y sus penas, es mejor cuando la entregamos al Señor y la vivimos día a día.
Este es el conocimiento que nos otorga la verdad de una vida en plenitud; aunque vivamos en una mansión de cuarenta cuartos, rodeados de riqueza y siervos, o luchemos de mes en mes para pagar el alquiler, tenemos el derecho como seres humanos de estar totalmente satisfechos, agradecidos y vivir una vida con verdadero significado.
Cada día es nuevo y, si lo vivimos plenamente en conciencia, podremos realmente gozar de la vida y vivirla en plenitud…Solo me resta deciros, eres el único que puede trabajar en la forma como desees construir tu vida, pero siempre procura que esté basada en el amor y el conocimiento… esto al final de nuestro camino confirmará que hemos vivido con plenitud y valor.
“La vida no te quita cosas, te libera de cosas… para que alcances la plenitud.” Facundo Cabral.
No trates de que otros cambien; se tú el responsable de tu propia vida y trata de cambiar tú.
Deja que el amor te toque, no te defiendas de él.
Solo contempla la meta, no pienses en qué tan difícil es alcanzarla.
Vive cada día, aprovecha el pasado para bien y deja que el futuro llegue a su tiempo.
No sufras por lo que viene, recuerda que “cada día tiene su propio afán”.
Busca alguien con quien compartir tus luchas hacia la libertad; una persona que te entienda, te apoye y te acompañe en ella.

Eliza Cavazos

Coach Tanatologico y de Vida.

 https://www.facebook.com/ElizaCavazosLifeCoach/
Twitter : @ElizaCavazos_
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: