¿QUE ES LA ABUNDANCIA?

Iniciemos este capítulo con las siguientes cifras, que poseemos todos nosotros en nuestra concepción física como seres humanos y a partir de ellas empecemos a ver nuestra existencia por la otra cara de la moneda.

 

–         Tus ojos tienen 100 millones de cámaras de televisión en   miniatura.

–         Tus oídos tienen 24 mil filamentos cada uno

–         Tu corazón late 36 millones de veces al año sin detenerse

–         Tu corazón hace circular más de dos millones de litros de sangre al año.

–         Tu sistema circulatorio tiene mas de 100 kilómetros

–         Tus pulmones tiene mas de 600 millones de camarines (alvéolos)

–         Tu cerebro tiene mas de 15 billones de células cerebrales

–         Tu cerebro tiene mas 1.000 trillones (un uno seguido de 21 ceros) de moléculas proteicas para que archives información.

–         Tus músculos en conjunto hacen una fuerza de 25 kilogramos.

 

Si todo esto te parece poco te debo recordar, que tú, que estás leyendo este articulo y eres único entre los seis mil millones de personas que habitamos este planeta, esto significa que nunca habrá nadie como tú en el universo.

         Esto también nos da una idea clara de que el ser humano todo lo tiene  por millones y que solo la mera concepción humana es riqueza por todos lados, por esta razón, Dios no podría tener una morada escuálida y pobre, cuando el es infinita abundancia, y nosotros como una particularización de Dios en el planeta, no podríamos ser menos abundantes que él.

         En la religión  acerca de Jesús, ha evolucionado el concepto de que ser pobre es un deber cristiano y que la pobreza es una virtud, esto ha sido un corolario del concepto de que la riqueza y las posesiones son de algún modo, la evidencia de pecado y corrupción.

         Bajo ningún punto de vista esto fue lo que nos enseño el maestro Jesús, el trata no con la gracia de la escasez o la pobreza, sino con la gracia de la abundancia.

         Dios es el espíritu de infinita abundancia, nosotros somos sus moradas, y por lo tanto esta morada perfecta debemos mantenerla lo más pura y sana para que Dios pueda residir en el más puro y cristalino templo.

         Si estudiamos las enseñanzas del maestro Jesús, llegamos a la conclusión que él no esta diciendo, “Es un pecado ser rico”, por el contrario, él implica fuertemente que es un pecado el ser pobre, él indica que si estas experimentando escasez, no te estas aceptando a ti mismo en la totalidad de tu propia relación singular con el infinito, el pecado es “No conocer tu propia divinidad”

         Dios como espíritu de infinita abundancia, encuentra dentro de sus hijos quienes dicen “Yo nací para ser pobre” “No me he podido desarrollar en la vida, porque soy muy bruto” “No soy capaz de hacer esto o aquello, porque eso es para personas inteligentes” “Ese nació de pie, todo le sale bien” “Ese es rico porque lo acompaña la suerte” etc., en todos ellos Dios encuentra un pensamiento de escasez, no propio de su  espíritu de abundancia pues existe en todos ellos una mente de limitaciones.

         Dios nos da el poder y esta continuamente dando forma tangible a todas las cosas, quien vive en unidad con este infinito poder, se convierte automáticamente como imán y atrae cualquier cosa que desee.

         Si mantenemos la idea de pobreza, pobre seremos, pero si mantenemos la idea sin cesar de prosperidad, sean cual sean las condiciones en que nos hallemos, entonces pondremos en acción fuerzas (energías) que tarde o temprano nos colocaran en situaciones de prosperidad, la ley de atracción obra sin cesar en el universo y el inmutable principio de ella es cada cosa atrae a su semejante (los iguales se acercan).

         “Pedid y se os dará; buscad, y hallareis; llamad y se os abrirá porque todo aquel que pide, recibe; y el que busca, halla; y al que llama, se le abrirá. (Mt. 7:7,8)

         Los evangelios de Jesús contienen algunos asombrosos y casi increíbles testimonios del milagro de la abundancia, hubo la milagrosa demostración de comida para alimentar cinco mil seguidores hambrientos, hubo una tremenda carga de peces que resulto de la admonición de Jesús a sus discípulos de tirar sus redes por el lado derecho del bote, hasta hubo una moneda de oro en la boca de un pez para pagar contribuciones.

         Es fácil perderse en argumentaciones sobre los detalles. ¿Como pudo el alimentar los cinco mil con el almuerzo de un muchacho? ¿Como les fue posible a los discípulos atraer una pesca tan grande después de haber estado toda la noche sin atrapar nada? ¿Y quien ha oído jamás eso de conseguir dinero de la boca de un pez? para usar una metáfora de Jesús mismo, vamos a no “Colar un mosquito y tragarnos  el camello” (mt. 23:24).

         La alimentación de los cinco mil es usualmente considerada como uno de los grandes “milagros” de la Biblia. ¿Pero que es un milagro? en este universo de orden que es regido por leyes incambiables, es inconcebible que la ley natural pueda ser abrogada, usamos la palabra “sobrenatural”, ¿Pero que queremos decir con ella? lo sobre natural de hoy se convierte en lo natural de mañana, hoy cuando ocurre un eclipse solar, todos los medios de comunicación cubren la noticia, hay muy poca razón para que cualquiera que tenga ojos para ver u oídos para oír permanezca ignorante de la explicación científica del eclipse, pero hasta una época comparativamente reciente, un eclipse era un fenómeno sobrenatural para llenar de miedo los corazones de gentes ignorantes.

         No existe lo sobrenatural solo existe lo gran natural de Dios, repito nuevamente lo que decía, San Agustín:

         . Los milagros no se producen en contradicción con la naturaleza, sino en contradicción con lo que nosotros conocemos de la naturaleza.

         No hay milagro solo hay la siempre presente posibilidad de asirse de la ley divina en niveles más y más altos, en cierto modo, es muy extraño que nosotros encontremos difícil de pensar en términos de una  sustancia invisible que es capaz de manifestarse en forma y figura para llenar una necesidad particular. Considera por un momento cuando la lluvia comienza a caer, el aire esta lleno de gotas de agua que en la ciudad  inunda los patios, las calles y fluye a torrentes por las cunetas ¿Donde estaba toda esa agua minutos antes de llover? estaba presente en la atmósfera todo el tiempo en la forma de humedad sin precipitarse, ante nuestros propios ojos, lo invisible se torno visible, ¿Un milagro? no, un fenómeno perfectamente natural con una explicación que la mayoría de nosotros ya ha aceptado sin cuestionar.

         La lección importante en las historias de milagros de la Biblia es que vivimos en un universo que es opulento, ilimitado y servicial, manifestara para nosotros exactamente aquello que tengamos la consciencia de abarcar, hay legitima, regia abundancia para cada alma viviente, vivimos y nos movemos y tenemos nuestro ser en ella, desde luego, en este momento puede ser sustancia espiritual, no-material, es un potencial de energía que requiere precipitación mental y material.

         Sin embargo, el milagro de la abundancia no estriba en la multiplicación de panes, ni en llenar una vasija en particular de aceite, ni en sacar una carga gigantesca de peces, el milagro estriba en la toda-suficiencia y la eterna disponibilidad de la sustancia infinita, esta fue la gran idea de Jesús: que el reino de los cielos es un opulento reino de sustancia, de ideas creativas, y la provisión para suplir nuestras demandas esta justo donde estamos- y es lo que necesitamos.

         No hay ausencia de Dios en el universo, y no hay escasez en Dios, la única escasez en la vida es el pensamiento de escasez., tu siempre eres tan rico como crees que eres, y la única pobreza es la de animo, tu puedes tener una cartera vacía, sin embargo sentirse rico porque en algún lugar de un banco hay una serie de marcas en un papel que indican que tienes abundancia, el banco quizás no tenga dinero, ese dinero puede estar afuera en algún otro lugar, escrito en otros pedazos de papel, pero tu te sientes rico aunque no tengas evidencia tangible de riquezas en el momento, por otra parte, puedes tener los bolsillos lleno de símbolos de sustancia y aun sentirse temeroso y preocupado por las fluctuaciones de la bolsa de valores o por la seguridad de tu empleo, por lo tanto, eres realmente pobre.

         Al maestro Jesús se le describe a menudo como pobre, sin un lugar para poner su cabeza, en términos muy populares en mi país se utiliza esta frase “No tiene donde caer muerto” , pero el era bienvenido a través de Palestina, tanto en las casas de los ricos como en la de los pobres, se vestía como rabino, y su ropa era tan fina que los soldados ante la cruz echaron suertes sobre su túnica sin costura, él podía salir sin guión y sin cartera porque trascendía del dinero a la idea que este representa y trataba con la sustancia en el reino de las ideas, había descubierto la llave para liberar el tremendo potencial de poder dentro de él, encontraba natural lo sobrenatural.

         No debemos perder de vista la gran idea que Jesús esta desenvolviendo-que el hombre es una parte integral de un opulento universo, todo lo que tenemos que hacer es “pedir” en fe, creyendo que vamos a recibir, y recibiremos, porque pedir es recibir, en el mismo momento en que estancamos nuestro reclamo en la mente infinita, todo aquello que abarcamos es nuestro, unido a la habilidad creativa para configurarlo en la forma de nuestras necesidades materiales.

         Esto nos invita a que no debemos titubear en pedir mucho en abundancia, Dios puede dar mucho con la misma facilidad que da poco, las leyes de matemática no hacen más esfuerzo para sumar dos millones más dos millones y obtener cuatro millones, que sumar dos más dos y obtener cuatro, en este mismo instante, si cada hombre, mujer y niño en el mundo tomara papel y lápiz y escribiera el problema,  dos más dos es igual a cuatro, no habría ninguna presión sobre el principio, sencillamente porque es principio.

         No existe más sustancia en un millón de dólares que en un centavo, porque no hay cantidad en el espíritu, ¿Que es un millón de dólares? para contestar eso tenemos que recurrir a cantidad, es seis ceros detrás de un uno, o grandes cantidades de papel moneda, o el dinero para comprar varias fincas, aún no hemos definido un millón de dólares, es sustancia que ha sido formada y configurada en una cantidad; pero la cantidad esta en nuestra mente, nosotros la formamos, nosotros la configuramos, nosotros la llamamos millón de dólares, de igual modo la pudimos haber llamado al centavo un millón de dólares, cada uno es una evidencia de sustancia, el hombre forma y configura la sustancia de  acuerdo a su necesidad, de acuerdo a su fe, y quizás eso es lo que sea la fe: el poder perceptivo de la mente y la habilidad de formar y configurar la sustancia.

         Mirándolo de este modo el milagro empieza a ser mas creíble, aquí viene un muchacho con cinco panes y dos peces, ello representa una formación de sustancia, no hay suficiente comida en su alforja para alimentar a cinco mil personas, pero hay bastante sustancia ahí porque no hay cantidad en la sustancia, si tu piensas del almuerzo en términos de la cristalización de sustancia como panes y peces, no hay suficiente, piensa en ello como evidencia o punto focal de ilimitada sustancia de espíritu, y así hay abundancia.

         Analicemos este punto de acuerdo a lo que le explique anteriormente, el almuerzo del muchacho, entonces, pudo haber sido un símbolo de escasez o de abundancia, dependiendo de la actitud de Jesús. “… y tomando los cinco panes y los dos peces, y levantando los ojos al cielo, bendijo, y partió y dio los panes a los discípulos, y los discípulos a la multitud y comieron todos, y se saciaron…” (Mt. 14:19,20), en otras palabras, el miro fuera de la apariencia de escasez y dio gracias por abundancia, él bendijo lo que tenia, porque ello era sustancia. El poder de bendición no esta reservado a lugares sagrados o a personas especialmente ordenadas, es una acción de tremendas posibilidades que debe ser desarrollada por todos, bendecir es una actitud de mente en la cual uno puede ver el árbol de roble dentro de la bellota, y el hombre de Dios dentro del recién nacido, tal actitud se hace de aquello a lo que se le aplica en el nivel mas alto posible.

Charles Fillmore dice:

Dios es la fuente de una poderosa corriente de sustancia, y tú eres un tributario de esa corriente, un canal de expresión.

Cuando bendecimos la sustancia aumentamos su flujo. Si tu provisión de dinero es baja o tu cartera aparenta estar vacía, tómala en tus manos y bendícela, visualízala llena de la  sustancia viviente, lista para venir a manifestación. A medida que preparas tus afirmaciones veremos el resultado de tu prosperidad.

Anuncios

One Comment

Add yours →

  1. ELIZA HARA USTED CONTINUACION DE SU TEMA QUE ES LA ABUNDANCIA? PORQUE PIENSO QUE ESTA INCOMPLETO PORQUE TERMINA A MEDIDA QUE PREPARAS TUS

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: