Vivir en el no-tiempo By Marc Torra

​En ninguna de las lenguas aborígenes australianas existe una palabra para referirse al pasado, futuro o al tiempo. Ellos viven en el no-tiempo.

Marc Torra

«En ninguna de las lenguas aborígenes australianas existe una palabra para referirse al pasado, futuro o al tiempo. Ellos viven en el no-tiempo.»

HUBO Y AUN hay culturas que supieron vivir en el no-tiempo. Me estoy refiriendo a los aborígenes australianos. En ninguna de las aproximadamente 500 lenguas que se hablaban en Australia cuando llegaron los Europeos existían los conceptos de «pasado» o «futuro». De hecho, en ellas ni tan siquiera existía la palabra «tiempo». Ellos conservan la sabiduría de los niños, quienes viven eternamente en el «aquí» y el «ahora» y no en el mañana, ni en el ayer.

1

Y dado que el espacio constituye la cara dual del tiempo, ellos tampoco comparten nuestro concepto de espacio. Para nosotros espacio y tiempo demarcan, ubican, conectan y por ello son mensurables. Hablamos de distancia, sea en metros o segundos. Hablamos de un lugar cercano o de un evento próximo; del allí y del ayer; del allá y del mañana. Como hijos de la agricultura que somos, necesitamos ubicamos en ese espacio-tiempo.

Mientras que para las culturas de la Australia ancestral solo existe el aquí y el ahora, el eterno presente y el lugar que uno contempla. Existe el aquí y el ahora de la realidad tangible y compartida, pero también el aquí y el ahora de la realidad potencial. Existe la semilla como potencialidad, la cual, al morir, se transforma en árbol. Y existe el árbol que da su fruto, para en él depositar la nueva semilla. Lo potencial pasa a ser manifestación y la manifestación regresa a su potencialidad, como un péndulo que oscila entre el sueño y la realidad. La semilla es el sueño del árbol, y el árbol el sueño de la semilla. Nosotros somos el sueño de los ancestros creadores, y los ancestros creadores viven en el mundo de nuestros sueños, en el Dreamtime.

2

De ahí que para explicar el concepto de realidad de los aborígenes australianos debamos acudir al lenguaje de la psicología más que al de la física. Su cosmovisión puede ser explicada a partir de conceptos como el de realidad consciente, subconsciente e inconsciente, más que a partir de una realidad temporal y espacial. Para ellos, todo está dotado de consciencia: la consciencia del ser humano, de los animales, de las plantas, de las piedras, del planeta, de las estrellas, de las galaxias, del Universo…

Pero ellos no solo se limitan a afirmar que todo es consciente, sino que también dicen que toda expresión de la consciencia tiene su Soñar(Everything has its own Dreaming). Ese Soñar la psicología lo equipararía al nivel subconsciente. Es el Soñar de nuestro planeta, de las nubes en el cielo, de una gota de rocío sobre una hoja a punto de evaporarse, de dos átomos de nitrógeno unidos en molécula fluyendo como aire, o de una nebulosa engendrando un nuevo sistema estelar.

3

Todo es consciente y toda expresión de conciencia también tiene su Soñar. Pero ellos aun se adentran a mayores profundidades. También afirman que existe un nivel de consciencia que trasciende nuestros sueños, por estar más allá de la potencialidad, y también trasciende nuestros recuerdos, por estar más allá de la memoria. Un nivel en el que la consciencia es una, en el que nosotros somos el planeta, la nube, la gota de rocío, la molécula de aire, y el sistema estelar en nacimiento. A tal nivel, el psicólogo lo llamaría inconsciente colectivo, y el místico estado supraconsciente.

Los aborígenes australianos afirman que al creer que solo nosotros, los seres humanos, tenemos consciencia, hemos acabado por limitar nuestra propia consciencia. Tal afirmación se verifica por si misma. Si creemos ser los únicos que poseen algo, ¿no estamos acaso limitando ese algo? Hemos limitado nuestra consciencia separándonos del Todo que somos, para creernos que únicamente existimos en la parte. Ello ha hecho de lo  supraconsciente ‒de aquello que nos conecta con la totalidad del universo‒ algo inconsciente, algo que no puede ser percibido.

También dicen que al identificarnos tanto con el cuerpo físico, nos hemos desconectado de nuestro sueño. Hemos perdido la capacidad de soñar con cada inspiración el mundo que queremos, y de cantarlo con cada expiración, para así manifestarlo como realidad. Al mundo de los sueños lo hemos llamado «imaginario», en oposición a lo real. «Imaginación» es otra palabra que tampoco existía en ninguna de las más de 500 lenguas que se hablaban en Australia cuando llegaron los europeos. Ellos hablan del Soñar (The Dreaming), el cual no se opone sino que se complementa con la realidad, como la trama y la urdimbre con la que se va tejiendo una tela: la tela del mundo visible e invisible que nos envuelve.

Para ellos, la consciencia sueña, y a partir de dicho acto manifiesta. A eso nosotros lo llamamos futuro. Y la consciencia recuerda, permitiendo que lo manifestado perdure. A eso lo llamamos pasado. Pero para ellos ni son pasado ni futuro, sino que son recuerdos y sueños de una consciencia viviendo en el eterno presente. La consciencia oscila entre lo potencial y lo real. Inspira para soñar, y expira para manifestar. Y al igual que la respiración, la cual tiene la peculiaridad de constituir un acto que podemos llevar a cabo de una forma autónoma (inconsciente) o controlada (consciente), esa capacidad natural de la consciencia de moverse entre el mundo potencial y el manifestado también es algo que podemos llevar a cabo de manera inconsciente pero también consciente. Por ahora lo estamos haciendo inconscientemente, sin control sobre el futuro, y creyéndonos el pasado que nos cuentan. Estamos siendo soñados en vez de soñar. Pero si adoptamos un poco más de la sabiduría ancestral de los pueblos originales de Australia, lograremos empezar a soñar en vez de ser soñados, empezar a inspirar en vez de ser expirados.

 2013, Marc Torra para mastay.info

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: