EL PERDON ES UNA PALABRA CON PROFUNDA SABIDURIA

Perdón palabra que está llena de sabiduría. Sabiduría muy propia de la conciencia popular. Entre los libros sagrados, la biblia, el tora, el Corán y cualquiera que nos indique el camino a la paz del ser, ya sea como le queramos llamar: espíritu, alma, consciente individual, consciente colectivo, entre muchas otras definiciones que a lo largo del camino de la humanidad se le ha dado.

Todas mencionan el perdón. Pero ¿qué acto tan grande es, que se le ha dedicado tanto? tantas páginas, tantos versículos, tantas líneas. En todas las corrientes nuevas denominadas superación personal, en la sicología transicional, en contemporánea, en lo que muchos llaman el camino del ser. ¿A quien realmente beneficia esta acción? habla en el perdón de los pecados.

Si perdonamos nuestros pecados también ganaremos el cielo. Se me vino una línea que dice “perdona nuestras ofensas, así como nosotros perdonamos a quien nos ofenden” entonces entre humanos y corrientes que somos, son ofensas y si la falta es más grave entonces ya es una ofensa divina, porque atentamos a nuestro Dios.

Esta línea muy conocida por nosotros está en la única oración conocida como palabra de Jesús en el nuevo evangelio. Así de importante es nuestra acción de perdonar. Si leemos cualquiera de los autores dedicados a la reflexión del individuo en busca de sí mismo, de la paz y la sanación del cuerpo. Todos hablan del perdón y algunas corrientes le dicen ahora la reconciliación.

En la corriente nueva que manejo en lo que ahora es mi nuevo quehacer diario con la teoría del subconsciente familiar, veo como en los antecedentes de una familia al ser sometida a una alineación o constelación una persona aquejada de un malestar con tan solo ver el hecho grabado, en la conciencia de la familia (inconsciente familiar) ese que desencadenó una serie de ofensas o simplemente aquella que genero una carga de culpas en generaciones anteriores, queda liberado al ser tomada en él corazón o reconciliada la imagen interior en su siques. 

Esa reconciliación es una acción que nos viene dada muy en el alma, que al realizarla crea paz y puede cambiar nuestra vida, por ende aquellos que están a nuestro alrededor. La paz que se logra permite vivir situaciones que si estamos limitados por el sentimiento agotador de ser el ofendido y a sabiendas que quien actuó tuvo una razón valedera para ese momento, entonces en donde estamos detenidos.

Si es tu niño interior el que no te deja avanzar en el camino de la reconciliación, recuerda que tú eres el adulto, pero también que el niño por una acción es el más rápido reconcilia los hechos. ¿Entonces es el niño o el adulto realmente el ofendido? Es la reconciliación que muchas veces esta el gran secreto. Obtén la paz tuya y después muchas cosas cambiaran. Al mover esa imagen interior ante el hecho de, podemos cambiar a ese gran imán de atracción interior hacia el exterior nuestro. 

Dice Shakespeare en su gran tragedia de amor: Romeo y Julieta “Reconcíliense hombres y mujeres de Verona, Capuletos y Montescos, hoy han muerto dos personas, dos integrantes de nuestra ciudad por la ofensa cometida y nunca perdonada, ha sido la gran tragedia de los enamorados”…

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: