SOMOS TODO AQUELLO QUE DECIMOS

imagen de Somos lo que hacemos, no lo que decimos ni lo que creemos que somos. Por ello, lleva cuidado con tus hechos.

¿Alguna vez observaste qué pensas,qué decís,cómo actúas,cómo es tu carácter?¿Alguna vez te pusiste a pensar que tus pensamientos marcan tus palabras, que tus palabras marcan tus actos…y así hasta llegar a tu destino?.

Generalmente, nos detenemos a reflexionar en nuestras palabras después de haber ocasionado algo con ellas.Bueno o malo.

Sólo cuando sucede algo inesperado nos detenemos a preguntar ¿Por qué me sucedió esto a mí?¿Acaso fue tan grave lo que dije?.

La palabra es mágica. La palabra es sagrada. La palabra construye. La palabra destruye.

Una palabra basta para hacer feliz a alguien. Una palabra basta para construir o destruir cualquier relación. Una palabra es suficiente para herir profundamente.

Existe un tremendo poder en la palabra. Son el cimiento de lo que creamos en nuestra vida día a día.

¿Cuáles son tus palabras al despertarte?¿Te quejas porque tenés que ir a la escuela o el trabajo?¿Todos los días recordas y haces un listado de tus dolores físicos?.

Seguramente, te resulatará familiar algunas de las siguientes frases: “Ah,otro día más”, “uf! es lunes, ojalá fuera viernes”, “qué horror hace calor!”, te miras al espejo y decis:”estoy gorda”, “una arruga más”, “las manchas de la piel no se fueron”, etc. Este mensaje negativo te acompañará durante todo el día, dormirá con vos, aparecerá en tus sueños, para amanecer al día siguiente más grande y fortalecido 

Nuestro reto debe ser emprender un viaje a nuestro interior, observar nuestros pensamientos y adoptar actitudes e incorporar palabras o afirmaciones positivas a nuestro vocabulario. Así comenzaremos a dejar de vivir inconformes con nuestra historia.

A partir de este momento, la observación de nuestros pensamientos y nuestras palabras debe ser una práctica permanente. 

Luego de hacernos responsables de nuestras palabras, nos haremos responsables de nuestros actos y de todo lo somos capaces de atraer.¿Por qué culpar al otro de todo lo que nos sucede?. 

Debemos darnos cuenta de que atraemos hacia nosotros la mayoría de las cosas que nos suceden, por que muchas veces somo lo que hacemos no lo que decimos.

 

En verdad que se necesita mucha sensibilidad y, sobre todo, agallas para reconocer que la congruencia no es precisamente una de nuestras cualidades, cuando debería ser nuestra principal carta de presentación en todos los ámbitos en que nos desenvolvemos, sobre todo cuando se trata de poner el ejemplo y ser el principal modelo de ser humano que deseamos.

 

“Observa tus pensamientos convertirse en tus palabras.

Observa tus palabras convertirse en tus actos

Observa tus actos convertirse en tus hábitos

Observa tus hábitos convertirse en tu carácter.

Observa tu carácter convertirse en tu destino”

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: