CAMINO A LA AUTODEPENDENCIA

La propuesta es que yo me responsabilice, que me haga cargo de mi, que termine adueñándome para siempre de mi vida. Nadie puede recorrer por nosotros la senda que nos lleva hacia la realización personal. Cada quien debe emprender el rumbo por su propia cuenta y riesgo. Hay, por supuesto, quienes se extravían y llegan un poco tarde; también están aquellos que descubren un atajo y se vuelven expertos guías para los demás.
 
Es mi responsabilidad apartarme de lo que me daña.
Es mi responsabilidad defenderme de los que me hacen daño.
Es mi responsabilidad hacerme cargo de lo que me pasa
y saber mi cuota de participación en los hechos.
 
Tengo que darme cuenta de la influencia que tiene cada cosa que hago.
Para que las cosas que me pasan me pasen, yo tengo que hacer lo que hago.
Y no digo que puedo manejar todo lo que me pasa,
sino que soy responsable de lo que me pasa,
porque en algo, aunque sea pequeño, he colaborado para que suceda.
 
Yo no puedo controlar la actitud de todos a mi alrededor,
pero puedo controlar la mía.
Puedo actuar libremente con lo que hago.
Tendré que decidir qué hago.
Con mis limitaciones, con mis miserias, con mis ignorancias,
con todo lo que sé y aprendí, con todo eso, tendré que decidir
cuál es la mejor manera de actuar.
Y tendré que actuar de esa mejor manera.
 
Tendré que conocerme más para saber cuáles son mis recursos.
Tendré que quererme tanto como para privilegiarme
y saber que esta es mi decisión.
Y tendré, entonces, algo que viene con la autonomía
y que es la otra cara de la libertad: EL CORAJE.
 
Tendré el coraje de actuar como mi conciencia me dicta y de pagar el precio.
Tendré que ser libre aunque a vos no te guste.
Y si no vas a quererme así como soy;
y si te vas a ir de mi lado, así como soy;
y si en la noche más larga y más fría del invierno
me vas a dejar solo y te vas a ir… cerrá la puerta.
 
Cerrá la puerta. Si esa es tu decisión, cerrá la puerta.
No voy a pedirte que te quedes un minuto más de lo que vos quieras.
 
Te digo: cerrá la puerta porque yo me quedo y hace frío.
Y esta va a ser mi decisión.
 
Esto me transforma en una especie de ser inmanejable.
Porque los autodependientes son inmanejables.
Porque a un autodependiente solamente lo manejas si él quiere.
 
Esto significa un paso muy adelante en tu historia
y en tu desarrollo, una manera diferente de vivir el mundo
y probablemente signifique empezar a conocer un poco más
a quien está a tu lado.
 
Si sos autodependiente, de verdad, es probable que algunas personas de las que están a tu lado se vayan…
Quizás algunos no quieran quedarse.
Bueno, habrá que pagar ese precio también.
Habrá que pagar el precio de soportar las partidas de algunos a mi alrededor y prepararse para festejar la llegada de otros.
 
JORGE BUCAY
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: