7 PASOS DEL PROCESO DE CURACIÓN DEL NIÑO INTERIOR

7 PASOS DEL PROCESO DE CURACIÓN DEL NIÑO INTERIOR

El análisis sobre el niño interior, hace que muchas veces revuelvan cosas pasadas, olvidadas, pero que al salir a la luz, luego del mal trago por traerlo al presente, logran aceptarlo, perdonarlo, y encarar la adultez de otra manera, es una forma de identificar sus heridas y tratar de sanarlas.

Toda persona reconoce a éste niño porque cuando uno se encuentra con alguien de la infancia, surge y vuelve a sentir los sentimientos aquellos que ya sintieron, se ríe a carcajadas o sienten antipatía por alguien, aunque haya pasado tanto tiempo, y seguramente también sea adulto como uno, esos sentimientos no cambian. Se ve reflejado mucho en las reuniones de ex alumnos, o ex compañeros del club, se vuelve a sentir esas cosas de cuando eran chicos.
Esta terapia tiene resultados positivos, logran cambiar sus comportamientos hacia ciertas cosas, y el psicólogo recomienda que una vez que hayan encontrado su niño interior, no lo abandonen, que dialoguen con él diariamente, para una vida adulta sana.

De acuerdo con John Bradshaw, autor de “De vuelta a casa: Recuperación y defensa de su Niño Interior,” el proceso de curación de su Niño Interior Herido pasa por estos siete pasos:

1. Confiar
Para que su Niño interior herido pueda salir de su escondite debe ser capaz de confiar en que usted estará allí para él. Su Niño interior también necesita un aliado que le de apoyo para superar su abandono, la negligencia, el abuso y el enredo sufrido. Esos son los primeros elementos esenciales del dolor original.

2. Aceptar
Si usted todavía está inclinado a minimizar y / o racionalización de que manera fue avergonzado, ignorado necesita ahora a aceptar simplemente el hecho de que estas cosas realmente le hirieron. Sus padres no estaban mal, sus Niños también estaban heridos simplemente.

3. Shock
Si todo esto es terrible para ti, eso es genial, porque el shock es el comienzo del duelo. Después del shock viene la depresión y la negación a continuación.

4- La ira
Está bien estar enojado, incluso si lo que le hicieron no fue con intención de herir. De hecho, tienes que estar enojado si quieres sanar tu Niño Interior Herido. No significa que tengas que gritar y gritar (aunque es posible). Es normal sentirse enojado cuando se siente el maltrato. Sé que mis padres hicieron lo mejor que como adultos con sus Niños Heridos podían hacer.

Pero también soy consciente de que esto me hirió profundamente y que ha tenido consecuencias perjudiciales para mí en mi vida. Lo que esto significa es que ahora tengo la responsabilidad detener lo que estoy haciéndome a mí mismo y a los demás. No voy a tolerar la disfunción absoluta y el abuso que dominaba mi sistema familiar.

5. Tristeza
Después de la ira viene la tristeza. Si fueron víctimas, debemos lamentar la traición. También debemos lamentar lo que podría haber sido nuestros sueños y aspiraciones. Debemos lamentar nuestras necesidades de desarrollo insatisfechas.

6. Remordimiento
Cuando nos afligimos por alguien que ha muerto, el remordimiento a veces es intenso, por ejemplo, tal vez nos hubiera gustado haber pasado más tiempo con la persona fallecida. Sin embargo, en duelo del abandono de la infancia, debemos ayudar a su Niño Interior herido a ver que no había nada que él pudiera haber hecho diferente, que su dolor proviene de lo que pasó con él, no es de él.

7. Soledad
Los sentimientos más profundos de dolor son la vergüenza tóxica y la soledad. Estábamos avergonzados por el abandono de nuestros padres. Nos sentimos mal, como si estuviéramos contaminados o infectados. Y esa vergüenza conduce a la soledad. Dado que nuestro Niño Interior se siente deficiente y defectuoso, tiene que ocultar su verdadero yo con una adaptación falsa. Después se identifica a sí mismo con su falso yo. Su verdadero yo se queda solo y aislado.

Esta última capa de sentimientos dolorosos es la parte más difícil del proceso de duelo. Es difícil mantenerse en ese nivel de la vergüenza y la soledad, pero a medida que entramos en estos sentimientos, podemos superarlos. Nos encontramos con el Niño que ha estado en la clandestinidad. Al abrazar nuestra vergüenza y soledad, comenzamos a tocar nuestro verdadero ser.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: