ESO NO ES AMOR

Ante la presencia de la persona supuestamente amada:

¿Simplemente te sudan las manos, tu corazón se acelera y no te sale la voz?
Eso no es amor… es nerviosismo

¿Simplemente no puedes quitarle tus ojos ni tus manos de encima?
Eso no es amor… es lujuria

¿Simplemente sientes orgullo de que te vean a su lado?
Eso no es amor… es suerte

¿Quieres a esa persona sólo porque siempre “está allí”?
Eso no es amor… es soledad

¿Estás a su lado porque sabes que eso es lo que esa persona y todos quieren?
Eso no es amor… es lealtad

¿Estás a su lado sólo por que te prodiga cariño o toma tu mano?
Eso no es amor… es confianza

¿Permaneces con esa persona porque dice amarte y no quieres herirla?
Eso no es amor… es lástima

¿Estás con esa persona sólo porque al verla, sientes que te da un brinco el corazón?
Eso no es amor… es pasión

¿Perdonas sus errores sólo porque esa persona te importa?
Eso no es amor… es amistad

¿Le dices todos los días a esa persona que es la única en tu mente?
Eso no es amor… es una mentira

¿Sientes estar dispuesto a dar todas tus cosas materiales por esa persona?
Eso no es amor… es caridad

Entonces… ¿Cuándo estás realmente enamorado?

Cuando…

La tristeza de la persona amada… te hace sufrir.
Su pena, aunque esa persona sea fuerte… te hace llorar.
Sus ojos son capaces de ver tu alma y de tocarla tan profundamente… que duele.
Una ciega e incomprensible conexión te atrae y te mantiene a su lado sin echar de menos a otras personas que simplemente te atraen.
Su ausencia te sume en la melancolía.
Darías por esa persona tu alma, tu corazón y tu vida.

Si ésto es amor ¿Por qué amamos? ¿Por qué el amor es lo que más buscamos en la vida? ¿Por qué deseamos tan vehementemente estar enamorados?

La respuesta es sencilla:

Cuando el amor es correspondido, no sientes pena, agonía ni tortura. Deseas a la persona amada, ella exalta tu pasión; sientes orgullo de tenerla a tu lado; te encanta saberla “allí”, no concibes tu vida sin ella. Cuando no está a tu lado, el sólo pensar en ella, te hace sonreír con ternura.

Cuando te acaricia o toma tu mano, te transmite tal confianza que te sientes capaz de conquistar el mundo; el saberla a tu lado y de tu lado te hace soñar en el futuro, llena tu vida de ilusiones. Ese divino cóctel de sentimientos es el amor. Te hace vivir una sensación tan sublime, que hace de él un sentimiento adictivo y sólo cuando lo pierdes, como en cualquier otro tipo de adicción, el vacío que deja te tortura, te causa una profunda agonía, una honda pena.

¡Que viva el amor! Si tú aún no lo has encontrado… sigue buscándolo… Si lo has perdido… sigue soñando en el momento en que llegue otra vez a tu vida…

Autor Desconocido

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: