ESPIRITUALIDAD Y SALUD

 

“El hombre que desee saber, precisamente, cuánto ha adelantado en el sendero espiritual,
puede hacer juicio de ello basándose en sus apetitos y deseos. Si sus deseos son puros y su apetito por la comida es ligero,
puede entonces sentirse complacido.”
(Augusta de Heindel)

LAS LEYES DE LA VIDA ESPIRITUAL

La práctica de la vida espiritual consiste en una sistemática subordinación del pensamiento, sentimiento y acciones, a las necesidades del desarrollo espiritual. Existen Reglas, pero son las de las leyes naturales aplicadas al propósito de apresurar la perfección. El impulso hacia el desarrollo y perfección está inherente y activo en toda la Naturaleza. Es el resultado de una irresistible y continua presión hacia la expansión y plenitud del espíritu aprisionado en la materia. El hombre espiritualmentedespierto, es consciente de este impulso dentro de sí mismo. Los aspirantes a la súper humanidad, cooperan conscientemente con este interno poder se someten deliberadamente a él, y se aplican con concentración a la dirección de sus vidas.

Las leyes de la vida espiritual son leyes de la Naturaleza que aplica el hombre cuando busca un rápido ascenso hacia la súper humanidad. En esencia son sencillas y pocas. Hay una ley subyacente en todas ellas, y es que la entrada a cada nueva fase de crecimiento se hace posible y tiene que ir acompañada por una renunciación o muerte de algún aspecto de protección que se haya otorgado a la vida, durante la fase anterior.

La cáscara del huevo tiene que ser rota antes de que pueda salir el pollito. La corteza que oculta la semilla tiene que secarse o podrirse antes de que puedan surgir del grano las nuevas plantas. Así mismo en el hombre, cuya corteza es la concentración en la personalidad y la individualidad excluyentes. Esto tiene que desaparecer y reemplazarse por las características de un nuevo estado que son el altruismo y el olvido de la personalidad.

La primera regla de la vida espiritual es pues, que el yo personalista debe morir; debe sobrepasarse el egoísmo y abandonarse el yo inferior. De estas cáscaras o cortezas rotas y desechadas emerge un nuevo hombre que vive sin egoísmo y unificándose cada vez más con la Vida que lo penetra todo. Este cambio ha de venir naturalmente, como un proceso evolutivo racial; pero el aspirante a la súper humanidad ha resuelto deliberadamente apresurar ese proceso natural, por la aplicación intensa de su propia mente y voluntad a ese propósito. No se atente nada contra la Naturaleza, y nada anormal ocurre, salvo la rapidez con que se obtiene el resultado de ese proceso.

Este es el principio que rige en la vida espiritual: Que las leyes de la Naturaleza se las aplica deliberadamente a sí mismo el aspirante con el propósito de conseguir una evolución más rápida para salir del reino humano e ingresar al súper humano. Esto demanda un constante recogimiento de la persona para mantener en la mente .corno un constante recuerdo, el nuevo propósito en la vida, hasta que éste influya en todo pensamiento y acción. Así, el futuro ocultista llega a ser la incorporación de una única idea, que es la de un rápido desarrollo conseguido por una presión interior constantemente ejercida. (Fuente: “El sendero hacia la perfección – Geoffrey Hodson)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: