SANAR NUESTRO CUERPO CON EL PODER EMOCIONAL..

https://i2.wp.com/i3.ytimg.com/vi/FABugrjPJ6w/hqdefault.jpg

 

Cuantas veces en nuestras vidas hemos tenido unas pautas negativas, una mala relación, apuros económicos o incluso odio de nosotros mismos y estas emociones nos han llevado a sufrir una enfermedad (gripe, ansiedad, malestar general, etc..). Estas emociones las podemos empezar a cambiar hoy mismo con el poder de nuestra mente y con nuestra fuerza interior. Con el fin de eliminar para siempre un trastorno físico o enfermedad, tenemos que empezar por trabajar primero disolviendo la causa mental para posteriormente acabar disolviendo el trastorno físico o enfermedad. El problema es que muchas veces no sabemos cuál es la causa y nos resulta muy difícil descubrir por dónde empezar a buscar.
Para cada trastorno en nuestra vida hay una necesidad, es decir, el síntoma es solo un efecto externo. Debemos de ser capaces de entrar o mirar en nuestro yo interior para disolver la causa mental.

Las pautas mentales causantes de la mayoría de los malestares del cuerpo són: la crítica, la rabia, el resentimiento y la culpa. Si uno se entrega a la crítica durante mucho tiempo, ésta suele conducir enfermedades como la artritis reumatoide. La rabia se transforma en emociones negativas que queman e infectan nuestro cuerpo. El resentimiento que se alberga dentro nuestro durante mucho tiempo se corroe y acaba conduciendo finalmente a la formación de tumores y cánceres. El sentimiento de culpa siempre busca castigo y conduce a sufrir dolor.

Realmente creo que es importante entender la conexión que existe entre los pensamientos y los trastornos físicos que pueden afectar a diferentes partes del cuerpo. Cuando sufrimos una enfermedad y somos capaces de ver en nuestro yo interior, sin darnos cuenta, somos capaces de enterarnos de cómo sin saberlo, hemos sido capaces de crearnos este mal a nosotros mismos, y esto tendrá una gran importancia en nuestra vida y probablemente en este momento dejaremos de culpabilizar a la vida y a otras personas de nuestros problemas emocionales y de salud. Debemos responsabilizarnos totalmente a nosotros mismos de nuestra propia salud. Por ejemplo, una persona que sufre torticulis muy a menudo, debe reflexionar sobre su flexibilidad ante opiniones diferentes a las suyas, seguramente será una persona muy inflexible ya que el cuello representa la flexibilidad en las opiniones y la disposición que tenemos a ver diferentes aspectos de un asunto. A medida de ir cambiando este aspecto de nuestro carácter y de volvernos más flexibles a la hora de pensar y a la vez volvernos más comprensivos con los puntos de vista diferentes a los nuestros, nos daremos cuenta como poco a poco van desapareciendo los problemas o molestias en nuestro cuello. Es decir, cuando sientas rigidez en el cuello, mira dentro de ti y busca dónde está la rigidez de tu pensamiento.

Esto no es un trabajo fácil para que nos vamos a engañar, pero si que es un crecimiento personal que podemos ir trabajando poco a poco.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: