PARA MOMENTOS DE ESTRÉS…

1239622_702197136474467_1428901371_n

¿Entiendes las razones por las cuales te estresas tanto? ¿Te gustaría saber que es el estrés, como funciona y cuales son sus causas principales? Conoces el impacto que tiene sobre tu cuerpo y tu estado anímico? Aquí tienes todas las respuestas…

Estrés, ¿qué es?

El estrés es una respuesta general de nuestro organismo ante demandas internas o externas que nos resultan amenazantes. Consiste básicamente en una movilización de recursos fisiológicos y psicológicos, para poder afrontar tales demandas. El estrés en sí mismo no es “malo” porque prepara a nuestro cuerpo para responder a las situaciones que surgen. Sin embargo puede ser muy perjudicial cuando estamos expuestos continuamente a situaciones estresantes, si el estilo con el cual afrontamos las situaciones no es adecuado o si nos faltan recursos personales para afrontar dichas situaciones.

¿Cómo funciona?

El estrés es una forma de funcionamiento que genera emociones, pero no es una emoción en sí misma. Se da en todas las personas y bajo condiciones normales, mejora el rendimiento y la adaptación al medio social, laboral, o académico. Todo empieza cuando se percibe como amenazante una situación, ya sea un peligro real, u otra situación que no amenaza nuestra supervivencia. El cerebro envía una orden al sistema nervioso autónomo que se encuentra en la médula espinal y que tiene la misión de regular funciones vitales como el corazón, la respiración, la segregación de hormonas etc. Comienzan entonces a aparecer esas sensaciones que llamamos nerviosismo o miedo y cuyos síntomas son la taquicardia, respiración acelerada, sudor en las manos, “nudo” en el estómago. El estrés tiene la importante función de movilizarnos frente a situaciones amenazantes o preocupantes, de forma que hagamos lo necesario para evitar el riesgo, neutralizarlo, asumirlo o afrontarlo adecuadamente. Por ejemplo, nos ayuda a estudiar si estamos frente a un examen, estar alerta ante una cita o una entrevista de trabajo, huir ante un incendio, etc.

Las causas típicas

Estres

Por un lado tenemos causas BIOGÉNICAS – elementos físicos o químicos que actúan directamente sobre nuestro organismo como por ejemplo el ruido, la temperatura o iluminación en el ámbito laboral) etc. Por otro lado hay causas PSICOGÉNICAS: pueden ser situaciones estresantes poco habituales con un impacto extremo como catástrofes, violaciones, guerras; acontecimiento o bien fuera de nuestro control o que están directamente relacionados con decisiones personales como una enfermedad, pérdida de un puesto de trabajo, muerte de un ser querido, estudiar una oposición, cambio de lugar de residencia, una separación, una boda. Y por fin tenemos las molestias cotidianas que nos pueden generan malestar: ansiedad a situaciones sociales, ansiedad ante el primer día de trabajo o antes de una reunión, ansiedad ante la posibilidad de que alguna persona nos rechace, conflictos o pequeñas discusiones, estar con determinadas personas, críticas, demasiada carga mental en el trabajo, estar en un atasco, etc…

¡No todo estrés es malo!

El estrés tiene una connotación altamente negativa pero no siempre es así. En función del grado de intensidad, de la duración o de la repetición de situaciones estresantes, hay un estrés malo (DISTRÉS) pero también uno bueno (EUTRÉS). Distrés provoca pensamientos o sentimientos de disgusto e inadaptación y puede generar una situación de agotamiento, sobrecarga o desgaste que sobrepasa el límite de tolerancia de nuestro cuerpo y puede convertirse en patógeno, perjudicando seriamente nuestra salud. MientrasEutrés es de un nivel y de una duración razonables y nos lleva a motivación, estimulo, acicate, reto. Va acompañado por emociones positivas como placer, satisfacción y excitación.

¡¿Porque me estreso yo tanto?!

Como respondes a una situación o un acontecimiento estresante tiene que ver con tu propia valoración de tí mismo y de la situación:

>> COMO TE VALORAS A TÍ MISMO

¿Tengo recursos & habilidades suficientes para afrontar la situación? ¿me siento capaz? ¿puedo yo con esto??? Allí entran nuestros valores, creencias y exigencia de sobreesfuerzo físico o mental.

>> COMO VALORAS LA SITUACIÓN o EL ENTORNO

Si percibes la situación como amenaza y piensas que no la puedes manejar, tu cuerpo empieza a responder con el estado de Distrés y su nivel dependerá de como te sientes vulnerable en el momento. Si la misma situación la percibes como un reto, se trata de un Eutrés.

No importa si la situación es realmente amenazante o no, la respuesta fisiológica y psicológica de nuestro organismo es la misma, ¡es aquí donde tenemos un problema!

Estrés, un factor riesgo para muchas enfermedades

Es un hecho comprobado: el estrés a largo plazo puede llevar a trastornos fisiológicos y patologías psicológicas. El estrés a nivel fisiológico afecta a cada persona de forma distinta. Cada uno dispone en su organismo de un área especialmente vulnerable a la que se denomina órgano diana. Mientras que hay personas que se manifiestan con problemas de estómago, hay otras que lo hacen con problemas musculares, dolores de cabeza o arritmias. Cuando se mantiene el estrés durante un periodo de tiempo prolongado, el estrés se convierte en un factor de riesgo importante para enfermedades de corazón, cáncer y accidentes cerebro vasculares. Se pueden producir cambios a nivel endocrino, dificultando el funcionamiento del hígado y de los riñones, favorece la aparición de hipertensión, conducta de fumar, obesidad etc. El estrés se relaciona con otras enfermedades que, a pesar de no ser mortales, afectan a nuestro bienestar y calidad de vida (ejemplos: asma, dolor crónico, las alteraciones gastrointestinales, el insomnio, beber alcohol en exceso, etc).

A nivel psicológico, el estrés puede desencadenar la aparición de trastornos de diversa gravedad (trastornos afectivos, trastornos por ansiedad, disfunciones sexuales, brotes psicóticos, etc.). El estrés deteriora el funcionamiento normal de nuestro cuerpo, ocasionando experiencias negativas mientras disminuyendo las positivas. Nos sentimos con poca energía, mucha tensión muscular y un pésimo estado del ánimo. Nuestro rendimiento laboral disminuye.

¿Te estresas? Si es así, ¿que piensas hacer al respeto?

Chi Kung contra el estrés

Los beneficios de Chi Kung

El Qi Gong o Chi Kung es una parte de la medicina china que consiste en unos sencillos ejercicios para mejorar el equilibrio, la concentración, la vitalidad y de manera general el buen estado físico, emocional y mental de la persona. En personas con estrés, la práctica del Qi Gong produce beneficios como: estar enfocado y ser capaz de relajarse, incrementos del nivel de energía, amplía los niveles de concentración durante más tiempo, mejora las relaciones interpersonales, aumenta la claridad de visión ante determinadas situaciones y la rápida toma de decisiones y te hace ser capaz de prevenir y superar enfermedades. Si el instructor que imparte la clase es el adecuado, el Chi Kung es genuino y la práctica regular, el resultado sin duda producirá beneficios. Si el instructor no tiene los conocimientos necesarios, el Chi Kung es una adaptación y la práctica se dilata en el tiempo, los resultados y beneficios indudablemente serán diferentes.

Ejercicio para darte un alivio inmediato

En mi opinión, cualquier ejercicio de Chi Kung es bueno para aliviar el estrés. Sin embargo, he elegido uno de Chi Kung clásico que viene del Maestro Wong Kiew Kit. Se llama EMPUJAR EL CIELO CON LOS PIES O SOSTENER EL CIELO CON LAS MANOS. Lo puedes localizar en el libro El Arte del Chi Kung, editado por Urano Ediciones.

Chi Kung

1. En posición de pie con los brazos relajados junto al cuerpo y las palmas de las manos mirando atrás para abrir el pecho de manera natural.

 

Chi Kung

 

 

 

2. Llevamos las palmas de las manos al frente paralelas al suelo (los dedos de cada mano se apuntan entre si) y levantamos los brazos por delante hasta llevarlos por encima de la cabeza, como si levantáramos el cielo con las palmas. Los ojos siguen a las manos hasta arriba y inspiramos suavemente por la nariz, sin forzar la respiración.

 

Chi Kung

 

3. Al llegar con las palmas arriba empujamos el cielo desde la planta de los pies, sin tensar los hombros, las manos siguen enfrentadas y la cabeza se echa un poco hacía atrás. Siente cómo se te endereza la espalda. En este momento hay una pequeña pausa respiratoria de 1 o 2 segundos.

 

Chi Kung

4. Después de empujar el cielo dejamos que los brazos caigan hacía los lados del cuerpo hasta que las palmas de las manos toquen la parte superior de las piernas. Siente cómo baja el flujo de energía por tu cuerpo. El aire sale suavemente por la boca. Hacemos una ligera pausa antes de inspirar y repetimos el ejercicio de nuevo hasta un total de 9 veces (respiraciones). Acabada la serie de 9 respiraciones, dejamos bajar los brazos suavemente y disfrutamos del movimiento involuntario que se produce como resultado del ejercicio. Si notas rigidez o dificultad para soltarte puedes balancear suavemente la pelvis, eso te ayudará a relajarte. Este momento es el más importante de todos para expulsar el estrés. Es necesario que nos relajemos y disfrutemos del no-hacer, de lo contrario, si por ejemplo tensamos las piernas o los brazos, el estrés acumulado no se eliminará.

Chi Kung

5. Después de estar unos minutos eliminando tensiones y bloqueos a través de los movimientos involuntarios, visualiza sin parar el movimiento un punto en el bajo vientre, por debajo del ombligo y lleva todo el movimiento físico a este punto en 3 o 4 respiraciones hasta eliminarlo por completo y llegar a la quietud.

 

6. Disfruta de esta quietud física y mental durante unos minutos. Para salir del ejercicio, frotamos las manos y hacemos 3 presiones suaves con las palmas en los ojos antes de abrirlos, a continuación masajeamos en círculos los ojos ampliándolos a frente, sienes, nuca y cuello. Hacemos unas pequeñas presiones debajo de las aletas nasales y a continuación debajo de las orejas entre la mandíbula inferior y el esternocleidomastoideo. Para terminar, caminamos unos pasos pisando fuerte con toda la planta del pie y con energía.

¡Importante!

Durante todo el ejercicio la boca esta entreabierta y relajada, nuestro espíritu esta brillante y se refleja en el rostro con una sonrisa suave. Inspiramos por la nariz y expulsamos el aire por la boca en todo momento, de éste modo con la ayuda de la expiración eliminaremos el estrés más rápidamente.

 

Alimentos contra el estrés

¿Qué comer o evitar durante un periodo de estrés? La alimentación es un aspecto fundamental para evitar que el estrés afecte a tu estómago, tus defensas y tu sistema nervioso. De tus menús depende buena parte de tu establidad física y emocional…

Alimentos-contra-el-estres

Top 5 alimentos contra el estrés

1. PLÁTANO

Contiene triptófano, un aminoácido precursor de serotonina (la hormona de la felicidad y la calma), además de potasio y vitaminas B, que nutren el sistema nervioso.

2. AVENA

Es muy relajante, muy rica en vitaminas B, calcio, zinc y magnesio, minerales especialmente relajantes. Además ayuda a tener más energía y a dormir bien.

3. LECHUGA

Rica en triptófano, es uno de los alimentos estrella de la cena para tener un sueño reparador.

4. LECHE VEGETAL DE SESAMO

Por su riqueza en calcio, también relajante,MUY BUENA LEJOS DE LAS COMIDAS PRINCIPALES

5. ALMENDRAS

Precursoras del triptófano y tienen minerales y oligoelementos que ayudan a relajar y nutrir el sistema nervioso.

Mejor evitar…

  • ALCOHOL: estimula el hipotálamo provocando un aumento de la secreción de ACTH. Ello da lugar a un aumento de los niveles de adrenalina y cortisol, las hormonas del estrés que nos preparan para una reacción de lucha o huída.
  • CAFEÍNA: aumenta el ritmo cardíaco y la liberación de cortisol
  • SAL: la sal en exceso aumenta la tensión arterial
  • AZÚCAR: provoca la secreción de adrenalina, lo que produce ansiedad. Además interfiere en la absorción de minerales relajantes tales como el magnesio y el calcio.
  • HARINAS REFINADAS: tienen el mismo efecto que el azúcar.

¿Qué más puede ayudar?

  • FITOTERAPIA: la valeriana, el hipérico, la pasiflora, el lúpulo, la melisa,  son remedios naturales y muy útiles para estar tranquilos y enfrentar la vida con más calma.
  • HOMEOPATÍA: el argentum nitricum, en dilución homeopática, es un remedio clásico para caso de estrés puntual como los exámenes o hacer presentaciones en público.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: