PRACTICAS IDEAS PARA EL DESARROLLO DE LA AUTOESTIMA

091

 

La autoestima es el concepto que tenemos de nuestro valor como personas y de nuestra capacidad. Esto se construye a partir de la valoración que las personas más importantes y cercanas hacen de nosotros y de las experiencias y sentimientos que se producen durante toda la vida, especialmente en la niñez y en la adolescencia,

Es por esto, que debemos enseñarles a los niños a descubrir lo mejor de si mismos y a valorarse y también debemos tener en cuenta que en la medida en que se sientan amados y aceptados tendrán un mejor autoconcepto.

Toda persona con una autoestima elevada, es decir, que acepte sus características físicas y psicológicas, es capaz de afrontar cualquier reto que se le presente

ASI SE CULTIVA LA AUTOESTIMA

1. TRATE A SUS HIJOS CON RESPETO:
• Ellos son importantes y tienen derechos; al respetarlos hará que se valoren, se respeten y aprendan a respetar a los demás.
• Escúchelos, présteles atención: mírelos a los ojos y evite ocuparse en otras cosas mientras él le está hablando.
• Evite ridiculizarlos y/o avergonzarlos: trate de no usar apodos negativos, evite dentro de lo posible regañarlos, castigarlos o hacerlos quedar mal delante de otras personas; corríjalos en privado.
• No los disminuya: evite burlarse o restarle importancia a las cosas valiosas para ellos.
• Elimine el uso de adjetivos/clasificaciones negativos: hay que separar a la persona de la acción que realice, además, el hecho de “clasificarlos” o ponerles etiquetas provoca que sus hijos se comporten de acuerdo con esto. Ej: “Eres un mentiroso” se puede cambiar por “Me disgusta mucho que mientas”.
• Enséñeles a respetarse: no les permita que se refieran a sí mismos con palabras que los rebajen ya que esto deteriora su autoconcepto y explíqueles que el hecho de cometer errores y/o tener defectos no implica que dejemos de ser personas valiosas.
• Cumpla su palabra: evite prometer cosas que sabe que no podrá o no está dispuesto a cumplir ya que se trate de algo placentero y positivo como de una consecuencia negativa.
• Respete su espacio íntimo: evite revisar sus cajones, billetera, leer sus cartas o escuchar sus llamadas telefónicas, es decir, sus asuntos privados.

2. TRATE A SUS HIJOS COMO PERSONAS IMPORTANTES:
• No es “hacerles creer” que son importantes, es estar convencidos de que cada hijo lo es y relacionarse con ellos de acuerdo con esta creencia.
• Pase con sus hijos todo el tiempo que pueda: está “disponible” cuando se encuentren juntos, disfrute conversando, jugando o compartiendo con ellos.
• Permita y fomente el que ellos sean parte activa del sistema familiar: Para lograr la eficiencia en el ámbito familiar se requiere la participación y colaboración de todos los miembros, además, esto ayuda a la valoración personal y a tener sentimientos de seguridad y pertenencia.
• Solicite sus opiniones: ¿qué piensas de esto? ¿qué crees que podemos hacer? ¿Cómo te parece mejor?.
• Valore sus logros y esfuerzos: tenga en cuenta tanto el resultado como los esfuerzos que realizan sus hijos para alcanzar las metas.
• Destaque los méritos de los demás: los hijos deben comprender que están rodeados por muchas personas tan importantes como ellos; reconozca las cualidades y logros de otros niños, familiares y amigos. Enséñelos a expresar sentimientos de admiración y aprecio hacia los demás.
• Bríndeles oportunidades para que se relacionen con otras personas: Es necesario para que adquieran seguridad y un adecuado comportamiento social.

3. TRATE A SUS HIJOS COMO PERSONAS CAPACES:
• Esto los ayuda a creer en sus capacidades y a adquirir confianza en el resultado de sus acciones.
• Deje que sus hijos hagan sus cosas y solucionen sus problemas: de esta manera les da el mensaje de que cree y confía en ellos y les ayuda a que crean y confíen en sí mismos y se sientan útiles para si mismo y para los demás.
• Felicítelos por sus logros: Con una palabra efusiva, un beso, un abrazo, un dulce, un detalle, una invitación sencilla pero llena de amor o cualquier expresión de orgullo y/o satisfacción.
• Impúlselos a trabajar por lo que es bueno para ellos: los hijos necesitan orientación en lo que es fundamental aunque no les guste, como por ejemplo: estudiar, colaborar en la casa, respetar los derechos ajenos y acatar las normas, porque es sano y conveniente para ellos. No les dé todo lo que pidan, mejor ayúdelos a que se lo ganen o lo consigan por si mismos.

4. TRÁTESE A SI MISMO COMO UNA PERSONA IMPORTANTE, RESPONSABLE Y CAPAZ:
El ejemplo es la mejor lección. Un padre debe ser ante todo un modelo de las cualidades que desea cultivar. Revise su propia autoestima, confronte sus creencias y hábitos de comportamiento y si encuentra que no están acorde con lo que pretende inculcar en sus hijos, este es el momento de cambiar, recuerde que el cambio empieza en usted y después se refleja en sus hijos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: