La Atención

La atención es el hilo sutil e invisible que nos reconecta con nuestra alma. De ahí nace la necesidad de potenciarla, para que sea constante, uniforme, estable, unidireccional… Y cuando ello se haya logrado, aparecerá el siguiente paso: la concentración.
Cuando, a su vez, la concentración se haya estabilizado, como fruto de una atención continuada en el tiempo, se establece la conexión con el alma de todas las cosas. Entonces, nace una íntima comunicación, una nueva percepción, pues el fruto de tal percepción sólo es posible llevarla a cabo a través de la conexión con nuestra propia alma.
Realizada y mantenida en el tiempo, tal reconexión con nuestra esencia será la puerta de acceso a la dimensión de la Unidad de forma natural. Entonces es cuando se produce la experiencia directa del “darse cuenta”. Nos damos cuenta de que jamás hemos ha salido de esa dimensión de Unidad.
La atención es la llave. La concentración, la puerta que facilita el acceso a un nuevo espacio: la dimensión de la Unidad. Nuestro verdadero hogar.
Extracto de artículo publicado por la Revista “Espacio Humano”
Cuando sabes que nada mas existe…nada mas que eso que es real, que está allí, que no existe en tiempo y espacio sino en tu sola presencia,  puedes percibir  con infinitud y sin la estrechez de la división, con la amplitud de la Unidad y dejas de estar hechizado y fascinado por la dualidad en que normalmente vives sumergido…
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: