LOS DRAMAS DE CONTROL

Información pertinente para esta época…Muy importante

 

Los dramas de control

Los dramas de control son estrategias que todos desplegamos, cuando sentimos, pensamos y actuamos desde el ego, con el fin de obtener energía.
A continuación se detalla un listado para que identifiques tu drama y puedas de alguna manera ponerle freno a las reacciones desmedidas, transmutando e integrando en Luz dichas programaciones.
CLASIFICACION DE LOS DRAMAS DE CONTROL

El Intimidador

Los intimidadores logran que todos les presten atención a fuerza de gritos, fuerza física, amenazas y exabruptos.
Mantienen a todos a raya por temor a desatar comentarios molestos, rabia y, en casos extremos, furia. La energía vuelve hacia ellos debido al miedo y la sospecha del “próximo hecho”. Los intimidadores siempre ocupan el escenario.
Hacen que los demás se sientan atemorizados y ansiosos.
Básicamente egocéntricos, su comportamiento puede ir desde dar ordenes a los que están a su alrededor, hablar constantemente, ser autoritarios, inflexibles y sarcásticos, a ser violentos. Los intimidadores son quizás los más apartados de la energía universal. Inicialmente atraen a los demás creando un aura de poder.
Cada uno de los dramas de control crea una dinámica energética específica llamada drama correspondiente. Por ejemplo: el drama correspondiente que crea un intimidador es sobre todo el del Pobre de Mí. Al sentir que el intimidador le roba la energía a escala aterradora, Pobre de Mí adopta una dinámica energética sumamente pasiva e intenta frenar el intercambio amenazador asumiendo una actitud impotente y aduladora: “Mira lo que estas haciéndome”. “No me lastimes, soy débil”.
El Pobre de Mi trata de hacer que el intimidador se sienta culpable para así frenar el ataque y recuperar el flujo de energía.
Contra-Intimidador
Esta dramatización se produce si la actitud Pobre de Mi no da resultado o, mas probablemente, si la personalidad de la otra persona también es agresiva. Entonces, esta persona responde al ataque del Intimidador original. Si uno de sus padres fue Intimidador, es muy probable que uno de ellos fuera Contra-Intimidador o Pobre de Mí.
El Interrogador

Los interrogadores son menos amenazadores desde el punto de vista físico, pero socavan el ánimo, y la voluntad cuestionando mentalmente cualquier actividad y motivación.
Críticos hostiles, buscan formas de hacer sentir mal a los demás. Cuanta más atención presten a sus errores y sus defectos, mas pendiente estará usted de ellos y mas reaccionará a todo lo que hagan. Al hacer esfuerzos para probar su valía y responderles, mas energía les esta enviando. Es probable que todo lo que diga sea usado en su contra en alguna oportunidad. Usted se siente como constantemente vigilado.
Hipervigilantes, su comportamiento puede ir de ser cínicos, escépticos, sarcásticos, fastidiosos, perfeccionistas, santurrones, a ser viciosamente manipuladores. Inicialmente atraen a los demás con su ingenio, su lógica infalible, sus hechos y su intelecto.
Como padres, lo interrogadores generan hijos Distantes y a veces Pobre de Mí. Ambos tipos quieren escapar del sondeo del Interrogador. Los distantes no quieren tener que responder (ni ver su energía absorbida) al escrutinio constante y fastidioso del Interrrogador.
El Distante

Las personas distantes están atrapadas en su mundo interior de luchas, miedos, y dudas sin resolver. Creen inconscientemente que si se muestran misteriosos y desapegados, otros vendrán a rescatarlos. A menudo solitarios, mantienen distancia por temor a que otros impongan su voluntad o cuestionen sus decisiones (como lo hicieron sus padres Interrogadores). Piensan que tienen que hacer todo solos, no piden ayuda. Necesitan ¨mucho espacio¨ y a menudo evitan quedar atados con compromisos. De chicos, no los dejaron satisfacer su necesidad de independencia o no los reconocieron por su propia identidad.

Propensos a caer en el lado Pobre de Mi del continuom, no se dan cuenta de que su propia indiferencia puede ser la causa de que no tengan lo que quieren (o sea, dinero, amor, autoestima), o de su sensación de estancamiento y confusión. Generalmente, consideran que su principal problema es la falta de algo (dinero, amigos, contactos sociales, educación).

Su comportamiento va de no mostrar interés, no estar nunca disponibles, no cooperar, a ser condescendientes, a rechazar, oponerse y ser escurridizos.

Hábiles en el manejo de la indiferencia como defensa, tienden a cortar su energía con frases como: ¨Soy diferente¨. “Nadie entiende lo que trato de hacer”, “Estoy confundido”, “No quiero seguirles el juego”. ”Si tuviera” ”Yo prefiero no encasillar a la gente”. Las oportunidades se les escapan mientras hiperanalizan todo. Ante el mas mínimo indicio de conflicto o enfrentamiento, el Distante se vuelve vago y puede desaparecer literalmente (no atiende llamadas telefónicas, o no se presenta a una cita). Inicialmente, atraen gracias a su personalidad misteriosa e inaccesible.

Los Distantes en general, crean Interrogadores, pero también pueden entrar en dramas con los Intimidadores y los Pobres de Mí porque están en el centro del continuom.
El Pobre de Mi o Victima

Los pobre de mi, nunca piensan que tienen suficiente poder para enfrentar al mundo de una forma activa, de modo que atraen simpatía llevando la energía hacia ellos. Cuando usan el tratamiento silencioso, pueden deslizarse hacia el modo Distante, pero como Pobre de Mi, se aseguran de que el silencio no pase inadvertido.
Siempre pesimistas, los Pobre de Mi atraen la atención con expresiones faciales preocupadas, suspiros, temblores, llantos, miradas perdidas, respuestas lentas y relatos reiterados de dramas y crisis punzantes. Les gusta ser los últimos de la fila y someterse a los demás. Sus dos palabras favoritas son: ¨Si Pero¨.
Los pobres de mi seducen inicialmente por su vulnerabilidad y su necesidad de ayuda. Sin embargo, no les interesan realmente las soluciones porque entonces perderían su fuente de energía.
También pueden mostrar un comportamiento complaciente en exceso que a la larga los lleva a sentir que sacan ventaja de ellos y reafirma el método Pobre de Mí para conseguir energía.
Como complacientes, tienen escasa habilidad para poner límites y el comportamiento va desde convencer, defenderse, dar excusas, explicar reiteradamente, hablar demasiado, a tratar de resolver problemas que no son de su incumbencia. Se dejan considerar objetos, quizás a través de su belleza o de favores sexuales y después se ofenden porque no los valoran.

Los Pobre de Mi mantienen su postura de victimas atrayendo gente que los intimida. En los ciclos extremos de violencia domestica, un Intimidador envolverá al Pobre de Mi en episodios cada vez mas violentos de maltrato hacia él hasta alcanzar un clímax. Después del clímax, el Intimidador se retira y pide disculpas, enviando así la energía
que vuelve a hacer entrar a
Pobre de Mí en el ciclo.
IDENTIFICACION Y DESACTIVACION DE LOS DRAMAS DE CONTROL

Una de las preguntas que se puede estar formulando es ¿como salgo de mi drama? ¿Que puedo hacer?

TOME CONCIENCIA DE SU COMPORTAMIENTO. El primer paso para romper el esquema que lo condiciona, es ver con total claridad la dramatización del control que aprendió. Revise las descripciones anteriores y empiece a observar su comportamiento, especialmente cuando esté en tensión o ansioso por algo.
¿Se vuelve beligerante, impaciente, rígido, enojado, e intimida o domina a los otros? (Intimidador)
¿Desconfía de los demás o siente que no le prestan suficiente atención? ¿Los hostiga, les hace reproches o los interroga? (Interrogador)
¿Mantiene distancias y se hace el difícil, evitando situaciones en las que pueda mostrarse como es por temor a ser juzgado? (Distante)
¿Se queja siempre y se concentra en los problemas, esperando que los demás vengan a su ayuda? (Pobre de Mi-Víctima)

TOME CONCIENCIA DE LOS TIPOS DE DRAMA DE CONTROL QUE ATRAE. Observe la naturaleza de sus interacciones cotidianas y ponga manos a la obra para salir del juego.
La experiencia de romper los hábitos inconscientes de dramatización, requerirá de Usted, en principio, de una apasionante vigilia consciente. Identificar y desactivar el drama puede no resultar fácil si las emociones son fuertes o hay mucho miedo. La cuestión es sacar la verdad a relucir. Proyecte siempre amor y comprensión hacia la otra persona y confíe en que usted sabrá cuando hablar y que decir.
TRANSFORMAR LOS DRAMAS DE CONTROL
Una vez que estemos concentrados internamente, nuestros dramas de control inconscientes pasan a nivel consciente, y los viejos hábitos pueden convertirse en fuerzas positivas….
INTIMIDADOR / LIDER
Al conectarse con la verdadera fuente de poder, un Intimidador encontrará mas autoestima si usa sus condiciones de liderazgo. Firme sin ser dominante. Confiado sin ser arrogante, tiene más posibilidades de disfrutar de los desafíos y conseguir la cooperación de los demás.

 

INTERROGADOR / ASESOR
El Interrogador transformado canaliza sus tendencias a preguntar, a través de la indagación, la investigación, utilizando habilidades interpersonales mas acabadas como profesor, abogado o asesor.

DISTANTE / PENSADOR
Liberados de sus necesidad de mantenerse al margen, los Distantes acceden a recursos intuitivos profundos para llevar sabiduría y creatividad a la tarea de su vida, como por ejemplo ser sacerdote, sanador o artista.

POBRE DE MI / REFORMADOR
Después de experimentar el verdadero afecto y la unidad, el Pobre de Mi puede mantenerse anclado en su propia fuente interior y se convierte en reformador compasivo, trabajador social o sanador.

”LOS DRAMAS DE CONTROL SON ESTRATEGIAS INCONSCIENTES QUE SE MANIFIESTAN A TRAVES DE LA PERSONALIDAD, Y SE DESARROLLAN, PARA OBTENER ENERGIA DEL ENTORNO”.

La clave es estar atentos a descubrir cuál es la forma que hemos adoptado por nuestro tipo de personalidad ,y salir al menos nosotros de ese drama de control.
Si yo salgo, hago salir al otro… si ya no estoy allí para una víctima o un victimario… si falta un actor en la obra de teatro, ya no hay OBRA, no hay tragedia.

No puedo obligar al otro a que cambie,… tampoco debo… pero sí puedo ELEGIR como quiero SER, como quiero ESTAR, y una buena elección sería ejercer la madurez emocional y dignificar mi persona intentando pedir cuando quiero algo, decir que NO, respetar las ideas del otro y su privacidad, pero por sobre todas las cosas QUERERLO como es.

 

 

s

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: