Archivo de la categoría: Louise L. Hay

ESCUCHA TU CUERPO….CUANDO DUELE…LA PREGUNTA ES: * PARA QUE? *

Estándar

 

 

images (1)

 

Con amor escucho los mensajes de mi cuerpo.

Estoy convencida de que nosotros mismos creamos todo lo que llamamos «enfermedad». El cuerpo, como todo en la vida, es un espejo de nuestras ideas y creencias. El cuerpo está siempre hablándonos; sólo falta que nos molestemos en escucharlo. Cada célula de su cuerpo responde a cada una de las cosas que usted piensa y a cada palabra que dice.

Cuando un modo de hablar y de pensar se hace continuo, termina expresándose en comportamientos y posturas corporales, en formas de estar y de «mal estar». La persona que tiene continuamente un gesto ceñudo no se lo creó teniendo ideas alegres ni sentimientos de amor. La cara y el cuerpo de los ancianos muestra con toda claridad la forma en que han pensado durante toda una vida. ¿Qué cara tendrá usted a los ochenta años?

El sufrimiento físico nos da una pista sobre cuál es el dominio de la vida en que nos sentimos culpables. El grado de daño físico nos permite saber hasta qué punto era severo el castigo que necesitábamos, y a cuánto tiempo debíamos estar sentenciados.

- Los oídos representan la capacidad de oír. Cuando hay problemas con los oídos, eso suele significar que a uno le está pasando algo de lo que no se quiere enterar. El dolor de oídos indica que lo que se oye provoca enfado.

- Los ojos representan la capacidad de ver, y cuando tenemos problemas con ellos eso significa, generalmente, que hay algo que no queremos ver, ya sea en nosotros o en la vida, pasada, presente o futura.

¿No estará usted negando algo que sucede en su presente? ¿Qué es lo que no quiere enfrentar? ¿Tiene miedo de contemplar el presente o el futuro? Si pudiera ver con claridad, ¿qué vería que ahora no ve? ¿Puede ver lo que está haciéndose a sí mismo?. Sería interesante considerar estas preguntas.

- Los dolores de cabeza provienen del hecho de desautorizarnos a nosotros mismos. La próxima vez que le duela la cabeza, deténgase a pensar cómo y cuándo ha sido injusto con usted mismo. Perdónese, no piense más en el asunto, y el color de cabeza volverá a disolverse en la nada de donde salió.

- Las migrañas o jaquecas se las crean las personas que quieren ser perfectas y que se imponen a sí mismas una presión excesiva. En ellas está en juego una intensa cólera reprimida. Es interesante señalar que casi siempre una migraña se puede aliviar masturbándose, si uno lo hace tan pronto como el dolor se inicia. La descarga sexual disuelve la tensión y, por lo tanto, el dolor. Tal vez a usted no le apetezca masturbarse en ese momento, pero vale la pena probarlo. No se pierde nada.

- El cuello y la garganta son fascinantes porque es mucho lo que pasa en esa zona. El cuello representa la capacidad de ser flexibles en nuestra manera de pensar, de ver los diversos aspectos de una cuestión y de aceptar que otras personas tengan puntos de vista diferentes. Cuando hay problemas con el cuello, generalmente significan que nos hemos «atrincherado» en nuestro concepto de una situación.

- La garganta representa nuestra capacidad de «defendernos» verbalmente, de pedir lo que queremos, de decir «yo soy», etcétera. Cuando tenemos problemas con ella, eso significa generalmente que no nos sentimos con derecho a hacer esas cosas. Nos sentimos inadecuados para hacernos valer.

El dolor de garganta es siempre enfado. Si además hay un resfriado, existe también confusión mental.

La laringitis significa generalmente que uno está tan enojado que no puede hablar.

La amigdalitis y los problemas tiroideos no son más que creatividad frustrada, incapaz de expresarse.

- El corazón representa el amor, y la sangre el júbilo. El corazón es la bomba que, con amor, hace que el júbilo circule por nuestras venas. Cuando nos privamos del amor y el júbilo, el corazón se encoge y se enfría, y como resultado, la circulación se hace perezosa y vamos camino de la anemia, la angina de pecho y los ataques cardíacos.

Pero el corazón no nos «ataca». Somos nosotros los que nos enredamos hasta tal punto en los dramas que nos creamos que con frecuencia dejamos de prestar atención a las pequeñas alegrías que nos rodean. Nos pasamos años expulsando del corazón todo el júbilo, hasta que, literalmente, el dolor lo destroza. La gente que sufre ataques cardíacos nunca es gente alegre. Si no se toma el tiempo de apreciar los placeres de la vida, lo que hace es prepararse un «ataque al corazón».

- El estómago se lo traga todo, digiere las ideas y experiencias nuevas que tenemos. ¿Qué (o quién) es lo que usted no puede tragar? ¿Y lo que le revuelve el estómago?

Cuando hay problemas de estómago, eso significa generalmente que no sabemos cómo asimilar las nuevas experiencias: tenemos miedo.

- Las úlceras no son más que miedo, un miedo tremendo de «no servir para». Tenemos miedo de no ser lo que quieren nuestros padres o de no contentar a nuestro jefe. No podemos tragarnos tal como somos, y nos desgarramos las entrañas tratando de complacer a los demás. Por más importante que sea nuestro trabajo, interiormente nuestra autoestima es bajísima, y constantemente nos acecha el miedo de que «nos descubran».

En este punto, la respuesta es el amor. La gente que se aprueba y se ama a sí misma jamás tiene úlceras. Sea dulce y bondadoso con el niño que lleva dentro, y ofrézcale todo el apoyo y estímulo que usted necesitaba cuando era pequeño.

- El colon representa nuestra capacidad de soltar y liberar aquello que ya no necesitamos. Para adaptarse al ritmo perfecto del fluir de la vida, el cuerpo necesita un equilibrio entre ingesta, asimilación y eliminación. Y lo único que bloquea la eliminación de lo viejo son nuestros miedos.

Aunque las personas estreñidas no sean realmente mezquinas, generalmente no confían en que siempre vaya a haber lo suficiente. Se aferran a relaciones antiguas que las hacen sufrir, no se animan a deshacerse de prendas que guardan desde hace años en el armario por temor a necesitarlas algún día, permanecen en un trabajo que las limita o no se permiten jamás ningún placer porque tienen que ahorrar para cuando vengan días malos. ¿Acaso revolvemos la basura de anoche para encontrar la comida de hoy? Aprendamos a confiar en que el proceso de la vida nos traerá siempre lo que necesitemos.
- En la vida, las piernas son lo que nos lleva hacia adelante. Los problemas en las piernas suelen indicar un miedo a avanzar o una renuncia a seguir andando en cierta dirección. Corremos, nos arrastramos, andamos como pisando huevos, se nos aflojan las rodillas, somos patituertos o patizambos y nos quedamos patitiesos. Y además, tenemos los muslos enormes, coléricamente engrosados por la celulitis, llenos de resentimientos infantiles. Con frecuencia, no querer hacer algo produce algún problema menor en las piernas. Las venas varicosas significan que nos mantenemos en un trabajo o en otro lugar que nos enferma. Las venas pierden su capacidad de transportar alegría.

Pregúntese si está marchando en la dirección en que quiere ir.

- Las rodillas, como el cuello, se relacionan con la flexibilidad, sólo que ellas hablan de inclinarse y de ser orgulloso, del yo y de la obstinación. Con frecuencia, cuando avanzamos, nos da miedo inclinarnos y nos ponemos tiesos. Y eso vuelve rígidas las articulaciones. Queremos avanzar, pero no cambiar nuestra manera de ser. Por eso las rodillas tardan tanto en curarse, porque está en juego nuestro yo. El tobillo también es una articulación, pero si se daña puede curarse con bastante rapidez. Las rodillas tardan porque en ellas están en juego nuestro orgullo y nuestra autojustificación.

La próxima vez que tenga algún problema con las rodillas, pregúntese de qué está justificándose, ante qué está negándose a inclinarse. Renuncie a su obstinación y aflójese. La vida es fluencia y movimiento, y para estar cómodos debemos ser flexibles y fluir con ella. Un sauce se dobla y se mece y ondula con el viento, y está siempre lleno de gracia y en armonía con la vida.

- Los accidentes son expresiones de cólera, que indican una acumulación de frustraciones en alguien que no se siente libre para expresarse o para hacerse valer. Indican también rebelión contra la autoridad. Nos enfurecemos tanto que queremos golpear a alguien y, en cambio, los golpeados somos nosotros.

Cuando nos enojamos con nosotros mismos, cuando nos sentimos culpables, cuando tenemos la necesidad de castigarnos, un accidente es una forma estupenda de conseguirlo.

Puede que nos resulte difícil creerlo, pero los accidentes los provocamos nosotros; no somos víctimas desvalidas de un capricho del destino. Un accidente nos permite recurrir a otros para que se compadezcan y nos ayuden al mismo tiempo que curan y atienden nuestras heridas. Con frecuencia también tenemos que hacer reposo en cama, a veces durante largo tiempo, y soportar el dolor.

Fuente: Usted puede sanar su vida – Louise Hay

LOUISE HAY AFIRMACIONES

Estándar

¿HOLA COMO ESTAN? ¿COMO VA TRANSCURRIENDO EL  AÑO? ESPERO QUE DEJANDO ATRÁS LO QUE YA PASO Y TRAZANDO NUEVAS METAS Y OBJETIVOS PARA LA VIDA NUEVA QUE SE NOS REGALA EN EL 2014. POR MI PARTE ESTOY MUY FELIZ POR ESTAR EN ESTA VIDA TAN PERO TAN HERMOSA, LLENA DE COSAS BELLAS, DE AMIGOS, AMORES, FAMILIA, Y EL ARTE MARAVILLOSO DE LOS LIBROS, EL CINE, LA MUSICA, LAS PALABRAS, LA NATURALEZA, Y TODO LO BELLO QUE EXISTE PARA VER, OLER, TOCAR, DEGUSTAR Y ESCUCHAR. GRACIAS POR TODO ESO.
EN ESTA ENTRADA QUISE TRAERLES PENSAMIENTOS O AFIRMACIONES POSITIVAS PARA QUE LOS LEAN Y HAGAN PROPIOS, CADA VEZ QUE LA VIDA LOS ENFRENTE A MALOS MOMENTOS (RECUERDEN QUE DE TODO SE APRENDE), SI NOS SENTIMOS AGOTADOS, CANSADOS O QUE NO PODEMOS RESOLVER UN ASUNTO QUE NOS PREOCUPA REALMENTE.
EL MATERIAL QUE LES CONVIDO EN ESTA ENTRADA ES DE LOUISE HAY.
HOY QUIERO COMPARTIR ESTOS PENSAMIENTOS POSITIVOS PARA ALGUNAS AREAS DE SUS VIDAS E INVITARLOS A LEER LOS DOS LIBROS QUE LES MENCIONE ANTERIORMENTE. SI LES INTERESA SE LOS ENVIO POR MAIL A SUS CASILLAS SOLO ME ESCRIBEN Y HARE CON MUCHO GUSTO.AFIRMACION PARA TU CUERPO FISICO
Estoy  en proceso de curación
Tu cuerpo sabe sanarse a sí mismo. 
Quita la basura negativa que lo estorba y ámalo. 
Proporciónale alimentos y bebidas nutritivos. 
Mímalo. Respétalo.
Créate una atmósfera de salud y bienestar. Permítete sanar. Mi disposición a perdonar inicia mi proceso de curación. Permito que el amor de mi corazón me bañe, me limpie y cure todas las partes de mi cuerpo. Sé que merezco sanar. AFIRMACION PARA TU MENTEConfío en mi sabiduría interior Hay un lugar dentro de cada uno de nosotros que está totalmente conectado con la infinita sabiduría del Universo. En este lugar están todas las respuestas a todas las preguntas que podemos plantearnos. Aprende a confiar en tu yo interior. Mientras me ocupo de mis asuntos cotidianos, escucho a mi guía. Mi intuición está de mi parte, me acompaña siempre. Sé que estará ahí en todo momento. Estoy a salvo. AFIRMACION PARA EL ESPIRITU Me dispongo a perdonar. Si nos quedamos en una prisión de rencor justiciero, no podremos ser libres. Aunque no sepamos cómo perdonar, podemos estar dispuestos a hacerlo. El Universo responderá a nuestra disposici6n y nos ayudará a encontrar la manera. Perdonarme y perdonar a los demás me libera del pasado. El perdón es la respuesta a casi todos los problemas. Es un regalo que me hago.
Me perdono y me dejo en libertad. AFIRMACION PARA TU PRESENTE
Todo lo que hago me satisface profundamente. 
Nunca vamos a tener la oportunidad de volver a vivir este día, de todo lo que hemos de saborear todos y cada uno de los momentos. Hay riqueza y plenitud en todo lo que hacemos. Cada momento del día tiene algo especial para mí, mientras sigo mis instintos superiores y escucho a mi corazón. 
Estoy en paz con mi mundo y con mis asuntos.  AFIRMACION PARA LIBERARTE DEL PASADOPuedo liberar el pasado y perdonar a todo el mundo. Tal vez no queramos olvidar viejos agravios, pero aferrarnos a ellos nos mantiene estancados. Cuando dejo atrás mi pasado, mi momento presente se vuelve más rico y pleno. Me libero y libero a todas las personas de mi vida de los agravios del pasado. Son libres y yo también lo soy para vivir nuevas y magníficas experiencias. AFIRMACION PARA CREAR EL FUTURO Cada pensamiento que tengo está creando mi futuro. Siempre soy consciente de mis pensamientos. Soy como un pastor de un rebaño de ovejas; si una se despista se va por su cuenta, con amor la hago volver con las demás. Si advierto en mi mente un pensamiento poco compasivo, nada amable, rápidamente lo reemplazo por uno compasivo y amable. El Universo siempre escucha mis pensamientos y responde a ellos, y yo los mantengo tan limpios y claros como puedo. El Universo apoya todos y cada uno de los pensamientos que elijo tener y creer. En cuanto a lo que puedo pensar, mis opciones son ilimitadas. Elijo el equilibrio, la armonía y la paz, y los expreso en mi vida. AFIRMACION PARA RECIBIR TODO LO QUE MERECES Estoy a salvo en el Universo y la Vida me ama y me apoya. Llevo esta afirmación en mi monedero. Siempre que saco dinero de él leo: «Estoy a salvo en el Universo, y la Vida me ama y me apoya». Es un buen recordatorio de lo que es verdaderamente importante en mi Vida. Inspiro la plenitud y riqueza de la Vida. Con alegría observo cómo la Vida me apoya abundantemente y me proporciona más bienes de los que puedo imaginar. AFIRMACION PARA RELACIONES INTERPERSONALES
Mi Vida es un espejo. Todas las personas de mi Vida son reflejos de una parte de mí. Los seres que amo reflejan mis aspectos amorosos. Las personas que me caen mal reflejan esas partes mías que necesitan curación. 
Todas las experiencias de la Vida son oportunidades para crecer y sanar. Las personas de mi Vida son verdaderos reflejos míos, y me brindan la oportunidad de crecer y cambiar. AFIRMACION PARA NO SENTIR MIEDOS Dejo marchar todos los miedos y dudas. Los miedos y las dudas sólo son mecanismos de retraso que nos impiden tener lo bueno que decimos desear en nuestras vidas. Dejemos que se vayan. Ahora elijo liberarme de todos mis miedos y dudas destructivos. Me acepto y creo paz en mi mente y mi corazón. 
Soy una persona amada y estoy a salvo. AFIRMACION PARA EL ALMALa Sabiduría Divina me guía. Son muchas las personas que no saben que en nuestro interior tenemos una sabiduría que siempre está de nuestra parte.
No prestamos atención a nuestra intuición y después nos preguntamos por qué la Vida no nos funciona bien.
Aprende a escuchar tu voz interior.
Sabes exactamente lo que te conviene hacer. Durante todo el día se me guía para que tome las decisiones correctas. La Inteligencia Divina me guía continuamente en la consecución de mis objetivos. Estoy a salvo. AFIRMACION PARA SER FELICES POR ESTAR VIVOS
Amo la vida Todas las mañanas al despertar sé que ese día va a ser fabuloso, un día que nunca he vivido antes y que tendrá sus experiencias especiales. Me siento feliz de vivir. Tengo el derecho de vivir plena y libremente. Doy a la Vida exactamente lo que deseo que la Vida me dé a mí. Me siento feliz de vivir. ¡Amo la Vida! AFIRMACION PARA LA AUTOESTIMAAmo mi cuerpo. Me encanta vivir en mi maravilloso cuerpo. Se me ha dado para que lo use toda mi Vida; lo quiero y cuido amorosamente de él. Mi cuerpo es algo precioso para mi. Amo todas sus partes, por dentro y por fuera, las que veo y las que no veo, todos los órganos, glándulas, músculos y huesos, todas y cada una de sus células. Mi cuerpo responde a esta amorosa atención dándome una salud y una vitalidad vibrantes. Creo paz en mi mente, y mi cuerpo la refleja con una salud perfecta. AFIRMACION PARA CONVERTIR LOS PROBLEMAS EN APRENDIZAJES Convierto todas mis experiencias en oportunidades.    
Cuando tengo algún problema, y todos los tenemos, inmediatamente digo: «Sólo algo bueno va a resultar de esta situación, que se resuelve para el mayor bien de todas las personas implicadas. Todo está bien y estoy a salvo». Repito esta afirmación una y otra vez.
Eso me mantiene en calma y permite al Universo encontrar la mejor solución. Muchas veces me sorprende comprobar la rapidez con que se soluciona el problema, de un modo que beneficia a todo el mundo. Todo problema tiene una solución.
Todas mis experiencias son oportunidades para aprender y crecer.
Estoy a salvo. AFIRMACION PARA RECIBIR AMORSoy un ser digno de amor. A muchos de nosotros se nos enseñó el amor condicional. Por lo tanto, creemos que necesitamos ganarnos el amor. Pensamos que no somos dignos de que nos amen si no tenemos un trabajo fabuloso, una buena relación de pareja o un cuerpo perfecto. Eso es una tontería. No tenemos necesidad de ganarnos el aire que respiramos; Dios nos lo da porque existimos. De igual modo, tenemos el derecho de amar y ser amados. Somos dignos de amor por el simple hecho de existir. No tengo por qué ganarme el amor. Merezco que me amen porque existo.
Los demás reflejan el amor que siento por mí.AFIRMACION PARA ENTIRME PLENO SEXUALMENTE Estoy en paz con mi sexualidad. creo que en mis muchas vidas he experimentado todos los tipos de sexualidad.
He sido hombre y mujer, heterosexual y homosexual.
A veces la sociedad ha aprobado mi sexualidad, otras veces no.
Mi sexualidad siempre ha sido una experiencia de aprendizaje, y también lo es en esta vida.
Pero Sé que mi alma no tiene sexualidad. Soy una persona afortunada por mi sexualidad y mi cuerpo.
Mi cuerpo es el perfecto para mí en esta vida. 
Me abrazo con amor, comprensión y compasión. AFIRMACION PARA ANULAR LAS CRITICAS NEGATIVASDejo marchar toda crítica. Las personas farisaicas y criticonas sienten mucho odio por sí mismas. Debido a que se niegan a cambiar, apuntan con un dedo acusador a todos los demás. 
Ven el mal en todo. Dado que son tan críticas, se atraen cosas para criticar. Una de las decisiones más importantes que podemos tomar es liberamos totalmente de la crítica. Dejemos de criticar a los demás y, sobre todo, dejemos de criticarnos a nosotros mismos. Siempre tenemos la opción de pensar con cariño, de tener pensamientos bondadosos o al menos neutros. Cuantos más pensamientos amables y cariñosos tengamos, más bondad y amor atraeremos a nuestra Vida. Sólo doy lo que deseo recibir. 
Amo y acepto a los demás, y en todo momento recibo lo mismo a cambio. AFIRMACION QUE PARA LA ABUNDANCIA ENTRE EN MI VIDA
Hay abundancia para todos, incluyéndome a mí.
   
   Hay tal cantidad de alimentos en el planeta que podríamos alimentamos todos. Sí, hay personas que se mueren de hambre, pero no es la falta de alimentos sino la falta de amor lo que permite que esto ocurra. Hay muchísimo dinero y riqueza en el mundo, más de lo que nos imaginamos. Si todo se distribuyera equitativamente, más o menos en un mes, los que tenían dinero tendrían más y los que eran pobres ahora volverían a serIo. Porque la riqueza tiene que ver con la conciencia y la sensación de merecimiento.  Hay miles de millones de personas en este planeta, y sin embargo hay personas que dicen que están solas. Si no tendemos la mano, el amor no nos podrá encontrar. Así pues, cuando afirmo mi valía y merecimiento, lo que necesito viene a mí en el momento y el lugar perfectos. El Océano de la Vida es generoso con su abundancia.  Todas mis necesidades y deseos son satisfechos antes de que lo pida.
Mi bien me viene de todas partes, de todas las personas y de todas las cosas. AFIRMACION PARA LA CREATIVIDAD
Mi trabajo es profundamente satisfactorio. Cuando aprendemos a amar lo que hacemos, la Vida se encarga de que siempre tengamos ocupaciones interesantes y creativas. Cuando estamos preparados mental y emocional mente para el siguiente paso en la Vida, la Vida nos mueve a darlo. Hoy dale a la Vida lo mejor de ti. Hago lo que me gusta y me gusta lo que hago. Sé que siempre estoy trabajando en el lugar que me conviene y con las personas adecuadas, y que aprendo todas las valiosas lecciones que mi alma necesita aprender. AFIRMACION PARA EL AREA LABORALAhora me creo un maravilloso nuevo trabajo. Bendice con amor tu trabajo actual, y libéralo con amor para la siguiente persona que ocupe tu lugar, sabiendo que estás entrando en un nuevo nivel de la Vida.
Mantén claras y positivas tus afirmaciones para el nuevo puesto.
Has de saber que te mereces lo mejor. Me abro totalmente para recibir un puesto nuevo y maravilloso, en el que pueda usar mis talentos y mi creatividad trabajando con y para personas que quiero, en un sitio fabuloso y teniendo buenos ingresos. AFIRMACION PARA SENTIRTE EXITOSOTodo lo que toco es un éxito. Siempre podemos escoger entre una mentalidad de pobreza y una mentalidad de prosperidad. Cuando tenemos pensamientos de carencia y limitación, entonces eso es lo que experimentamos.
No hay manera de ser prósperos si nuestros pensamientos son de pobreza. Para triunfar es necesario tener constantemente pensamientos de prosperidad y abundancia.
Ahora me creo una nueva conciencia de éxito.
Sé que puedo tener tanto éxito como quiera. Entro en el Círculo de los Triunfadores. En todas partes se me ofrecen excelentes oportunidades.
Atraigo todo tipo de prosperidad.AFIRMACION PARA QUE LLEGUE EL DINERO A TU VIDA
Me abro para recibir nuevas vías de ingresos Cuando nos abrimos, la Vida encuentra maneras de proporcionamos ingresos. Cuando sabemos y afirmamos que nos merecemos todo lo bueno, la fuente única e infinita abre nuevos canales. Muchas veces limitamos nuestro bien al creer en ingresos fijos y otras ideas cerradas.
Al abrir nuestra conciencia, abrimos los bancos del cielo. Ahora recibo mí bien de fuentes esperadas e inesperadas.
Soy un ser ilimitado que recibe su bien de una fuente ilimitada y de maneras ilimitadas. Recibo bendiciones que superan mis más acariciados sueños.  AFIRMACION DE MERECIMIENTO
Me merezco lo mejor y ahora lo acepto . Lo único que nos impide tener lo bueno en nuestra Vida es que creemos que no nos lo merecemos. En algún momento de la infancia aprendimos que no nos merecíamos algo, y nos lo creímos Ahora es el momento de dejar marchar esa creencia. Mental y emocionalmente tengo lo necesario para gozar de una Vida próspera y llena de amor. Por el simple hecho de haber nacido, me merezco todo lo bueno. Reclamo y afirmo mi bien.AFIRMACION PARA EL SER SAGRADO QUE HAY EN TI
Soy un ser único y acepto mi unicidad. No hay dos copos de nieve iguales ni dos margaritas iguales. 
Cada persona es una joya excepcional, con dotes y capacidades únicas.
Nos limitamos cuando tratamos de ser como otra persona. Disfruta de tu unicidad. La competitividad y las comparaciones no tienen sentido, porque todos somos diferentes y así es como hemos de ser. Soy una persona especial y maravillosa.
Me amo. AFIRMACION PARA DAR Y RECIBIR AMOR     
Adondequiera que vaya encuentro amor Lo que damos vuelve a nosotros, multiplicado.
La mejor manera de recibir amor es darlo.
El amor puede significar aceptación y apoyo, consuelo y compasión, bondad y amabilidad. El amor está en todas partes y yo soy una persona que ama y merece ser amada. Amar a la gente llena mi Vida y me resulta fácil expresar amor a los demás.
ESPERO QUE LEAN Y RELEAN ESTAS AFIRMACIONES CUANDO EL CORAZON LES GRITE QUE LAS NECESITAN, LES ASEGURO QUE SE SENTIRAN MEJOR. LEAN LOS LIBROS DE MI AMADA MAESTRA LOUISE HAY A QUIEN LE ESTOY PROFUNDAMENTE AGRADECIDA POR CADA UNA DE SUS PALABRAS QUE FUERON Y SON UN REGALO PARA MI.

Consejos para la Pareja

Estándar
5 Buenos Consejos para la Pareja
Bueno por la mañana platicando me comentaron de estos pequeños consejos …
Una de las mejores cosas que podemos experimentar es el tener una pareja con quién compartir nuestras vidas, y si logramos mantener una relación estable puede ser maravilloso.Top 10 Consejos para Parejas imagen principal

Aunque la relación entre cada pareja varía hay muchos elementos que tienen en común, así que aquí te comparto estos  consejos para parejas se que seguramente te funcionarán.

1. Protege a tu Mujer / Respeta a tu Marido.

La principal necesidad emocional de la mujer es sentirse protegida. Esa es la responsabilidad numero uno del marido. Eso significa hacerla sentir amada y apreciada en todo momento, ella es tu prioridad numero uno.
La principal necesidad emocional del hombre es sentirse respetado por su mujer. Cuando él llega a casa, quiere sentir que por lo menos hay una persona en el mundo que lo considera importante. Eso significa colgar el teléfono apenas él entre por la puerta principal.

2. Relacionarse Como Buenos Amigos.

Una de las siete bendiciones que reciben el novio y la novia debajo del palio nupcial es que se conviertan en “amados amigos”.
La clave de la amistad es que cada persona valora y respeta las necesidades y los sentimientos del otro. Valorar significa: lo que es importante para ti, es importante para mí. Esta es la clave para que tu pareja se sienta amada.

3. Recuerden Las 4 Palabras Mágicas: Escuchar, Comprometerse, Reparar y Agradecer.

Acuerden una regla básica al comienzo del matrimonio:

No importa cuan enojados estén, nunca se ataquen verbalmente.
Pelear con insultos sólo agrava la situación y deteriora la relación. En vez de pelear, implementen las cuatro palabras mágicas:

-Escuchar: Es esencial para trabajar juntos y resolver los problemas. Deja que tu pareja hable sin interrupción y luego repite lo que acaba de decir. De esta manera tu pareja se sentirá escuchada.

-Comprometerse: Esfuércense por resolver los problemas de manera que los dos estén felices con la solución. Ninguno de los dos debe sentirse presionado a aceptar el punto de vista del otro.

-Reparar: Cuando se lastimen emocionalmente, reparen la brecha y remuevan todos los sentimientos de enojo y resentimiento. Busquen el 100% de la reconciliación. Un pequeño resentimiento que se repite varias veces puede crear un muro de rencor.

-Agradecer: Decirle gracias a tu pareja nunca está de más. Date cuenta todas las cosas que tu pareja hace por ti y agradéceselo con sinceridad.

4. Establecer Límites Fuertes.

Tu pareja es tu prioridad numero uno, no tus padres, amigos, familiares, hijos, trabajos o pasatiempos. Establece límites fuertes que demuestren que valoras tu matrimonio, y no permitas que nadie ni nada debilite tu relación con tu pareja.
Eso significa satisfacer las necesidades de tu pareja antes que las de tus padres, llegar temprano a casa para pasar un buen momento juntos, y dejar libre una o dos noches por semana para tener citas románticas.

5. Darse Placer Uno al Otro Diariamente.

El matrimonio se trata de hacer sentir bien a tu pareja y de esforzarte por darle placer diariamente – de acuerdo a sus términos. Si ella dice que le gustan las lilas, no le traigas rosas por que tú crees que son más románticas.
Descubre que cosas necesita tu pareja – afecto físico, palabras de aliento, regalos, ayuda (ayuda en las tareas del hogar, haciendo diligencias), pasar buenos momentos juntos, etcétera – y acostúmbrate a darle esto diariamente.

Vas a disfrutar dando, más que recibiendo.

Cambiando nuestro Dialogo Interior…

Estándar

 

Demasiado a menudo aceptamos los primeros mensajes que recibimos de nuestros padres. Escuchamos cómo
nos decían «Cómete las espinacas», «Limpia tu cuarto» o «Haz tu cama», e interpretamos que debíamos
hacerlo para que nos amaran. Entendimos que sólo éramos aceptables si hacíamos ciertas Cosas; que la
aceptación y el amor eran condicionales. Sin embargo, se trataba del concepto de otra persona sobre lo que
era digno, y no tenía nada que ver con nuestro propio y profundo valor personal. Nos quedó la idea de que sólo
Podíamos existir si hacíamos esas cosas para agradar a los demás, de otra forma no teníamos ni siquiera el
permiso Para existir.
Estos primeros mensajes contribuyen a configurar lo que yo llamo diálogo interno, es decir, la forma en que
nos hablamos a nosotros mismos. El diálogo interno es muy importante, porque constituye la base de nuestras
palabras habladas, crea el ambiente mental según el cual vamos a actuar y determina la clase de experiencias
que atraeremos. Si nos despreciamos o subvaloramos, la vida va a significar muy poco para nosotros. En
cambio, si nos amamos y valoramos, entonces la vida puede ser un don precioso, un maravilloso regalo.
Si somos desdichados o nos sentimos frustrados o insatisfechos, es muy fácil echar la culpa a nuestros padres o
a los demás. Sin embargo, cuando lo hacemos, nos quedamos atascados en esa situación, en nuestros
problemas o frustraciones. Las palabras de culpa no nos proporcionan libertad. Recuérdalo, hay poder en
nuestras palabras. Lo repito, nuestro poder proviene de hacernos responsables de nuestra vida.
Ya sé que eso de ser responsable de nuestra propia vida suena un poco intimidante, pero es que en realidad lo
somos, tanto si lo aceptamos como si no. Y para ser verdaderamente responsables de nuestra vida, tenemos
que hacernos responsables de nuestra boca. Las palabras y frases que decimos son una prolongación de
nuestros pensamientos.

*
Empieza a prestar atención a lo que dices. Si pronuncias palabras negativas o limitadoras, cámbialas. Cuando
escucho alguna historia o anécdota negativa, no voy por ahí contándosela a todo el mundo. Creo que ya ha ido
demasiado lejos y dejo que se vaya. En cambio, si escucho una historia pose la cuento a todo el mundo.
Cuando estés con otras personas, presta atención a lo que dicen y a cómo lo dicen. Trata de relacionar lo que
dicen con lo que están experimentando en su vida.
Muchísima gente vive a base de «debería». Cuando escucho la palabra «debería», es como si sonara una
campanilla en mi oído. Hay personas a las que se la he escuchado decir, y con frecuencia, fusta más de diez
veces en un solo párrafo. Estas mismas personas no se explican por qué su vida es tan rígida ni por qué no
logran cambiar su situación. Desean controlar cosas que no pueden controlar. Entonces, o bien se culpan a sí
mismas o culpan a otra persona. Y después se preguntan por qué no llevan una vida de libertad.
También podemos eliminar la expresión «tengo que» de nuestro vocabulario y de nuestro pensamiento.
Cuando lo hagamos, liberaremos todas las presiones que nos autoimponemos. Nos creamos enormes presiones
cuando decimos:

«Tengo que ir a trabajar. Tengo que hacer esto. Tengo que… Tango que…». En su lugar comencemos a decir:
«Elijo…». Elijo ir al trabajo porque me da dinero para pagar el alquiler». «Elijo» da una perspectiva totalmente
diferente a nuestra vida. Todo lo que hacemos es por elección, incluso aunque no lo parezca.
Muchas personas usamos también la palabra «pero». Hacemos una afirmación y luego añadimos «pero», lo
cual nos Orienta en dos direcciones diferentes. Nos enviamos mensajes contradictorios. La próxima vez que
hables presta atención al uso que haces de la palabra «pero».
Otra expresión a la que tenemos que prestar atención es «no olvides». Estamos habituados a decir: «No
olvides esto O aquello». Y, ¿qué pasa? Que lo olvidamos. Lo que de verdad necesitamos es recordar, no
olvidar, de modo que podemos comenzar a emplear la expresión «por favor, recuerda» en lugar de «no
olvides».

Cuando te despiertas por la mañana, ¿maldices el hecho de tener que ir a trabajar? ¿Te quejas del tiempo? ¿Te
quejas de que te duele la cabeza o la espalda? ¿Qué es lo que piensas o dices en segundo y tercer lugar? ¿Les
chillas a tus hijos para que se levanten?
La mayoría de las personas dicen más o menos las mismas cosas cada mañana. ¿Cómo hace que empiece tu
día lo que dices? ¿Es un comienzo positivo, alegre y maravilloso?
¿O es malhumorado y crítico? Si te lamentas, gruñes y maldices, esas son las bases que sentarás para ese día.
Cuáles son tus últimos pensamientos antes de dormirte? ¿Son potentes pensamientos curativos, o son de
inquietud por tu pobreza? Los pensamientos de pobreza no sólo se refieren a la escasez de dinero; son formas
negativas de ver cualquier aspecto de tu vida, cualquier cosa que no fluye libremente en tu vida. ¿Te preocupa
el mañana? Yo suelo leer algo positivo antes de dormirme. Soy consciente de que mientras duermo hago
muchísima limpieza que me prepara para el día siguiente.
Me resulta muy útil traspasar a mis sueños los problemas o interrogantes que tenga. Sé que mis sueños me
ayudarán a resolver cualquier cosa que suceda en mi vida.
**
*
Yo soy la única persona que puede pensar en mi mente, así .como tú eres la única persona que puede pensar
en la tuya. Nadie nos puede obligar a pensar de forma diferente. Nosotros escogemos nuestros pensamientos,
que constituyen la base de nuestro «diálogo interno». A medida que iba comprobando cómo funcionaba cada
vez más en mi vida este proceso, vivía más de acuerdo con lo que enseñaba a los demás.
Vigilaba de verdad mis palabras y pensamientos y a cada momento me perdonaba por no ser perfecta. En lugar
de luchar por ser una persona excelente que fuera aceptable a los ojos de los demás, me di permiso para ser
yo misma.
Cuando por vez primera comencé a confiar en la vida y a considerarla como un lugar acogedor, me sentí más
ligera. Mi humor se hizo menos mordaz y más auténticamente divertido. Trabajé para liberar toda crítica y todo
juicio de mí misma y de los demás. Dejé de contar historias catastróficas. Somos tan rápidos para propagar las
malas noticias… Es francamente increíble. Dejé de leer los periódicos y renuncié al telediario de la noche,
porque toda la información que daban se refería a desastres y violencia y contenía muy pocas buenas noticias.
Me di cuenta de que la mayoría de la gente en realidad no desea escuchar buenas noticias. Les encanta
escuchar malas noticias, para tener algo de qué quejarse. Somos demasiadas las personas que contamos una y
otra vez 1as mismas historias negativas hasta convencernos de que Sólo existe el mal en el mundo. Durante un
tiempo hubo una emisora de radio que se dedicó a dar solamente noticias buenas Quebró.
Cuando enfermé de cáncer decidí abandonar todo chismorreo. Con gran sorpresa por mi parte, descubrí que ya
no tenía nada que decirle a nadie. Me di cuenta de que cada vez que me encontraba con algún amigo,
inmediatamente me ponía a comentar con él el último chisme o trapo sucio. Finalmente descubrí que había
otras formas de conversar, aunque éste no fue un hábito fácil de romper. De todas maneras, si yo murmuraba
de otras personas, lo más probable era que éstas hicieran lo mismo conmigo, pues lo que damos lo recibimos
de vuelta.
Comencé a tratar con más y más personas y a escuchar lo que decían. Empecé a prestar atención a las
palabras, no sólo al tema general. Después de diez minutos con un nuevo cliente, generalmente sabía con
exactitud la causa de su problema, porque escuchaba las palabras que utilizaba. Era capaz de comprenderlo
por su forma de hablar.
Sabía que sus palabras contribuían a crear y agravar su problema. Si al hablar empleaba palabras negativas,
¿te imaginas cómo debía ser su «diálogo interno»?

Evidentemente, la programación negativa era la que dominaba: los pensamientos de pobreza, como yo los
bauticé.
Un sencillo ejercicio que te sugiero hacer es colocar un magnetófono junto a tu teléfono y grabar la
conversación que tenga lugar cada vez que hagas o recibas una llamada Cuando la cinta esté llena por ambos
lados, escúchala, escucha lo que has dicho y cómo lo has dicho. Lo más probable es que te sorprendas.
Escucharás las palabras que empleas y la inflexión de tu voz. Empezarás a tomar conciencia. Si observas que
repites algo tres o más veces, anótalo, porque se trata de una clave o pauta. Puede que algunas de tus pautas
sean alentadoras, pero también puede haber otras muy negativas.

Louise L. Hay

LOUISE L. HAY( Libro: El Poder esta dentro de Ti)

Estándar



Amarse uno mismo…

“Cuando uno perdona y libera no sólo se quita de encima una enorme y pesada carga sino que además abre la puerta hacia el amor a sí mismo”. 
 

¿Cómo amarse?

Examinemos algunas formas de amarnos a nosotros mismos que pueden resultar útiles para aquellos de nosotros que ya llevan algún tiempo trabajando en ello, y también para las personas que acaban de comenzar. Yo los llamo mis Diez Pasos. Amarse a uno mismo es una aventura maravillosa; es como aprender a volar. ¿Te imaginas que todos tuviéramos el poder de volar a voluntad? ¡Sería fantástico! Empecemos a amarnos ahora mismo.
 
Diez maneras de amarnos
1. Dejemos de criticarnos
Este es quizá el punto más importante. Si nos decimos a nosotros mismos que, pase lo que pase, estamos bien y valemos, podemos cambiar con facilidad nuestra vida. Pero si nos decimos que estamos mal, nos resultará enormemente difícil lograrlo. Todos cambiamos, todos. Cada día es un nuevo día y hacemos las cosas de manera algo diferente a como las hicimos el día anterior. Nuestra capacidad para adaptarnos y avanzar con el proceso de la vida es nuestro poder.
Las personas que proceden de hogares problemáticos suelen tener un sentido de la responsabilidad exagerado y han adquirido la costumbre de juzgarse sin piedad. Crecieron en medio de la tensión y la angustia El mensaje que recibieron cuando eran niños les hace pensar: «Seguro que algo no funciona bien en mí». Piensa por un momento en las palabras que empleas cuando te regañas. Las más comunes son: estúpido, chico malo, chica mala, inútil, descuidado, feo, bobo, indigno, perezoso, desaseado, etc. ¿Son éstas las mismas palabras que empleas para describirte?. Tenemos una gran necesidad de fortalecer nuestra propia valía y mérito, porque cuando pensamos que no valemos lo suficiente encontramos la manera de ser siempre desgraciados. Nos creamos enfermedades y dolor, aplazamos cosas que nos beneficiarían, maltratamos nuestro cuerpo con comidas dañinas, con alcohol y otras drogas…
2. Dejemos de asustarnos
Muchos de nosotros nos llenamos de miedo con pensamientos aterradores, logrando con ellos hacer las situaciones peores de lo que son. Cogemos un pequeño problema y lo transformamos en un monstruo gigantesco. Es una forma terrible de vivir, siempre a la espera de que ocurra lo peor en nuestra vida. ¿Cuántos de vosotros os vais a la cama por la noche imaginándoos el peor de los guiones posibles para un problema? Eso es lo mismo que hace un niño pequeño cuando se imagina que hay monstruos debajo de la cama y se asusta por ello. Si haces esto, no es raro entonces que no puedas dormir. Cuando eras pequeño necesitabas que tu madre o tu padre vinieran a tranquilizarte. Ahora que eres adulto sabes que tienes la capacidad de tranquilizarte a ti mismo.
También ocurre a menudo en las relaciones. Alguien no te llama por teléfono e inmediatamente supones que no eres digno de amor y decides que jamás vas a volver a embarcarte en otra relación. Te sientes abandonado y rechazado. Lo mismo sucede con el trabajo. Alguien te hace un comentario y comienzas a pensar que te van a despedir.Construyes estos paralizantes pensamientos en tu mente. Recuerda que los pensamientos de temor son afirmaciones negativas. Si habitualmente repasas en tu mente situaciones o pensamientos negativos, busca la imagen de algo con lo que verdaderamente te gustaría reemplazarlos. Podría ser un hermoso paisaje, una puesta de sol, flores, algún deporte, o cualquier cosa que te guste. Utiliza esa imagen como un «interruptor» cada vez que te des cuenta de que tienes pensamientos de miedo. Di: «No, ya no voy a pensar en eso. Voy a pensar en puestas de sol, en rosales, en París, en yates o hermosos saltos de agua», según cual sea tu imagen. Si lo haces así, finalmente superarás la costumbre, aunque es algo que requiere mucha práctica.
3. Seamos amables, cariñosos pacientes con nosotros mismos
Con mucho humor Oren Arnold escribió: «Querido Dios, te ruego que me des paciencia. ¡Y la quiero ahora mismo!». La paciencia es una herramienta muy potente. La mayoría sufrimos de la expectativa de la gratificación inmediata. Queremos que todo suceda enseguida. No tenemos paciencia para esperar nada. Nos irritamos si tenemos que esperar en una cola o si estamos atascados en un embotellamiento. Queremos todas las respuestas y todos los bienes ahora mismo, ya. Con muchísima frecuencia hacemos desgraciadas a otras personas con nuestra impaciencia. La impaciencia es una resistencia a aprender. Deseamos tener las respuestas sin aprender la lección o sin dar los pasos necesarios.
Piensa en tu mente como si fuera un jardín. Para empezar, un jardín es un trozo de tierra. Puede que en él haya muchas zarzas de odio a uno mismo y piedras de desesperación, rabia y preocupación. Hay un viejo árbol llamado miedo que necesita una buena poda o que lo corten. Una vez hayas limpiado bien el terreno y abonado la tierra, siembra algunas semillas de alegría y prosperidad. El sol brilla sobre tu jardín, y tú lo riegas, lo abonas y lo cuidas amorosamente. Al principio no se ve que suceda gran cosa. Pero tú no te detengas, continúa cuidando tu jardín. Si tienes paciencia, las plantas crecerán y se llenarán de flores. Lo mismo sucede en tu mente: tú seleccionas los pensamientos que vas a cuidar, y si tienes paciencia, verás cómo crecen y contribuyen a crear el jardín de experiencias que deseas.
Todos cometemos errores. Es normal equivocarse cuando se está aprendiendo. Como ya he dicho, son muchas las personas que padecen de perfeccionismo. No se dan ni una sola oportunidad de aprender algo nuevo porque si no lo hacen a la perfección en los tres primeros minutos, ya suponen que no sirven. Cualquier cosa que decidas aprender requiere tiempo. Cuando uno comienza a hacer algo que nunca ha hecho, generalmente lo encuentra algo raro. Lo mismo sucede cuando hacemos algo de una forma nueva. Puede parecernos diferente e inmediatamente la juzgamos. Sin embargo, con un poco de práctica se nos hace normal y natural, No vamos a amarnos a nosotros mismos totalmente en un solo día, pero podemos amarnos un poco más cada día. Si cada día nos damos un poquitín más de amor, dentro de dos o tres meses habremos progresado bastante en nuestro amor propio. Así pues, las equivocaciones son nuestros peldaños. Son muy valiosas porque son nuestras maestras. No te castigues por cometer un error. Si estás dispuesto a utilizarlo para aprender y crecer, entonces te servirá como un peldaño hacia la realización total en tu vida.
Algunos llevamos bastante tiempo trabajando en nosotros mismos, y nos preguntamos por qué aún nos siguen reapareciendo problemas. Es necesario que continuemos reforzando lo que sabemos, que no nos resistamos agarrándonos la cabeza y exclamando: « ¿De qué mes irve?». Cuando estamos aprendiendo algo nuevo tenemos que ser dulces y cariñosos con nosotros mismos. Recuerda el jardín de que hablábamos hace un momento. Cuando aparezca una mala hierba negativa, arráncala cuanto antes.
4.Aprendamos a ser cariñosos con nuestra mente
No nos odiemos por tener pensamientos negativos. Podemos considerar que estos pensamientos nos «construyen», y no que nos «derriban». No tenemos por qué culparnos por tener experiencias negativas. Podemos aprender de ellas. Ser cariñosos con nosotros mismos quiere decir dejar de culparnos, dejar de sentirnos culpables, acabar con todo castigo y con todo dolor.
También puede ayudarnos la relajación, esta es absolutamente esencial para comunicarnos con el Poder interior, porque si uno está tenso y asustado corta, obstruye su energía. Sólo lleva unos pocos minutos al día permitir al cuerpo y a la mente abandonarse y relajarse. En cualquier momento puedes cerrar los ojos, hacer unas cuantas respiraciones profundas y liberar cualquier tensión que lleves contigo. Al espirar, céntrate y di en silencio: «Te quiero. Todo está bien». Verás cómo te sientes mucho más tranquilo. Así te envías mensajes que te dicen que no tienes por qué ir por la vida continuamente tenso y asustado.
Meditación diaria. También recomiendo acallar la mente y escuchar la propia sabiduría interior. Nuestra sociedad ha hecho de la meditación algo misterioso y difícil; no obstante, es uno de los procesos más antiguos y sencillos que existen. Lo único que necesitamos hacer es relajarnos y repetir en silencio palabras tales como «amor» o «paz», u otra que tenga sentido para nosotros. «Om» es un sonido muy antiguo que empleo en mis talleres y da muy buen resultado. Incluso podemos repetir: «Me amo», o «Me perdono», o «Soy perdonado». Después, escuchemos un momento. Hay quien cree que para meditar es preciso hacer que la mente deje de pensar. En realidad, no podemos detener la mente, pero sí podemos hacer más lentos nuestros pensamientos y dejar que fluyan. Se puede meditar en cualquier sitio y convertir la meditación en un hábito. Considérala como una manera de concentrarte en tu Poder Superior, de comunicarte contigo mismo y con tu sabiduría interior.
Visualizar resultados optimistas. Es muy importante también la visualización y hay muchas técnicas para llevarla a cabo. Mediante la visualización creas imágenes nítidas y positivas que refuerzan tus afirmaciones. Lo importante a tener en cuenta respecto a las visualizaciones es que deben ser compatibles con el tipo de persona que eres. De lo contrario, no funcionarán.
5. Elogiémonos
La crítica deprime al espíritu; el elogio lo levanta. Reconoce tu Poder, reconoce a tu yo Dios. Todos somos expresiones de la Inteligencia Infinita. Cuando te desprecias, desprecias al Poder que te ha creado. Empieza por cosas pequeñas. Di a ti mismo que eres una persona maravillosa. Si lo haces una vez y dejas de hacerlo, no funciona. Continúa, aunque sea un minuto cada vez. Créeme, a medida que lo vas haciendo resulta más fácil. La próxima vez que hagas algo nuevo o diferente, o algo que comienzas a aprender y no sabes muy bien cómo hacerlo, proporciónate aliento y apoyo. Permítete aceptar lo bueno tanto si crees que te lo mereces como si no. Ya hemos hablado de cómo la creencia de que no somos merecedores es nuestra resistencia a aceptar el bien en nuestra vida. Eso es lo que nos impide tener lo que deseamos. ¿Cómo vamos a decir nada bueno de nosotros si creemos que no nos merecemos lo bueno?.
6. Amarnos significa apoyarnos
Acude a tus amigos y permíteles que te echen una mano. En realidad, es una muestra de fortaleza pedir ayuda cuando se la necesita. Son demasiadas las personas que han aprendido a ser autosuficientes. No pueden pedir ayuda porque su ego se lo prohíbe. En lugar de intentar hacerlo todo solo y enfadarte porque no lo consigues, la próximavez pide ayuda.
En todas las ciudades hay grupos de apoyo. Existen programas de 12 Pasos casi para todos los problemas. Además, en algunas áreas hay Círculos Curativos y organizaciones afiliadas a iglesias. Si no logras encontrar lo que deseas, puedes iniciar tu propio grupo. No es tan difícil como podría parecer. Reúne a dos o tres amigos que tengan los mismos problemas y establece unas pocas líneas directrices a seguir. Si lo haces con el amor de tu corazón, el grupo crecerá. La gente se sentirá atraída como por un imán. No te preocupes si el grupo empieza a crecer y el lugar de reunión se hace demasiado pequeño. El Universo siempre provee. Todos podemos estar de verdad presentes los unos para los Otros.
Los grupos de apoyo se han convertido en una nueva entidad social y son instrumentos muy efectivos para esta compleja época. Cuando las personas trabajan juntas en un objetivo común, acuden con su dolor, su confusión, su rabia o lo que sea, y se unen, no para quejarse y gemir, sino para encontrar la forma de superar sus problemas, para elevarse por encima de ellos y crecer.
7.Amemos nuestros rasgos negativos
Todos ellos forman parte de nuestra creación, del mismo modo que todos nosotros formamos parte de la creación de Dios. La Inteligencia que nos ha creado no nos odia porque cometamos errores o porque nos enfademos con nuestros hijos. Esta Inteligencia sabe que hacemos lo mejor que sabemos y nos ama porque todos somos sus creaciones; de igual modo podemos amarnos nosotros. Vosotros y yo, todos hemos hecho elecciones negativas, y si continuamos castigándonos por ellas, se convertirán en pautas habituales y nos resultará muy agotador dejarlas marchar y hacer elecciones más positivas.
Si te pasas la vida diciendo: «Odio mi trabajo. Odio mi casa. Odio mi enfermedad. Odio esta relación. Odio esto, odio aquello…», muy pocas cosas buenas podrán entrar en tu vida. Sea cual fuere la situación negativa en que te encuentres, está ahí por algún motivo; de otra forma, no le hubieras permitido entrar en tu vida. El doctor John Harrison, autor del libro Love your disease [Ame su enfermedad] dice que jamás hay que condenar a nadie por haber sido operado muchas veces o por tener diversas enfermedades. Es necesario que entendamos que sea cual sea el problema que tengamos, nosotros contribuimos a crearlo con el fin de manejar ciertas situaciones. Una vez comprendido esto, podemos encontrar formas positivas de satisfacer nuestras necesidades. Sean cuales fueren nuestras pautas negativas, podemos aprender a satisfacer esas necesidades de forma más positiva. Por eso es tan importante hacerse la pregunta:« ¿Qué beneficio saco de esta experiencia? ¿Qué hay de positivo en ella?». No suele gustar responder a esa pregunta. Pero si realmente miramos en nuestro interior y somos honestos con nosotros mismos, encontraremos la respuesta.
8 Cuidemos nuestro cuerpo
Considera tu cuerpo como una maravillosa casa en la que vives durante un tiempo. Amas y cuidas tu casa, ¿verdad? Así pues, vigila lo que metes dentro de tu cuerpo. El abuso del alcohol y otras drogas está muy extendido; son métodos de escape populares. Si te drogas, eso no quiere decir que seas una mala persona, sino que no has encontrado una forma más positiva de satisfacer tus necesidades.
Las drogas nos tientan: «Ven, juega conmigo y lo pasaremos muy bien». Es verdad. Pueden hacernos sentir maravillosamente. Sin embargo, nos alteran demasiado la realidad, y aunque al principio no se note, el precio es terrible al final. Después de ingerir drogas durante un tiempo, la salud se resiente tremendamente y la persona se siente mal. Las drogas perjudican el sistema inmunitario, lo cual puede conducir a numerosos trastornos físicos. Además, después de un repetido uso, se desarrolla la adicción, y entonces uno se pregunta por qué comenzó a tomar drogas. La presión de los compañeros o amigos puede que te haya obligado al comienzo, pero el uso repetido y continuado es otra historia. Busca alguna forma de hacer ejercicio que te guste, que te resulte agradable. Adopta una actitud mental positiva hacia el tipo de ejercicio que realizas. Muchas veces nos creamos obstáculos en el cuerpo principalmente como consecuencia de lo que asimilamos de otras personas. Aquí también, si quieres hacer cambios, es necesario que te perdones y dejes de introducir rabia y rencor en el cuerpo. La combinación de las afirmaciones con el ejercicio físico es una buena manera de reprogramar los conceptos negativos respecto al propio cuerpo.
9. Trabajemos con el espejo
Siempre insisto en la importancia del trabajo con el espejo para descubrir la causa de un problema que nos impide amarnos. Hay varias formas de llevar a la práctica este trabajo. A mí me gusta mirarme al espejo tan pronto como me levanto; es lo primero que hago por la mañana, y me digo: «Te amo. ¿Qué puedo hacer por ti hoy? ¿Cómo puedo hacerte feliz?». Escucha tu voz interior y actúa en consecuencia.Puede que al principio no oigas nada, porque estás tan acostumbrado a reprenderte que no sabes cómo responder con un pensamiento amable y cariñoso.
Si durante el día te sucede algo desagradable, e al espejo y di: «Te amo de todas maneras». Los acontecimientos vienen y van, pero el amor que sientes por ti permanece, y es la cualidad más importante que posees. Si te sucede algo fantástico, ve al espejo y di: «Gracias». Agradécete a ti mismo la experiencia maravillosa que te has creado.
También puedes perdonar frente al espejo. Perdónate y perdona a los demás. Puedes hablar con otras personas mirándote en el espejo, sobre todo si temes hablar con ellas de determinadas cosas. Puedes limpiar y arreglar viejos asuntos pendientes con tus padres, jefes, médicos, hijos, amantes… Puedes decirles todas las cosas que no te atreves a decirles en persona; y acuérdate de finalizar la conversación pidiéndoles su amor y su
aprobación, ya que eso es lo que verdaderamente necesitas. Las personas que tienen problemas para amarse a sí mismas son casi siempre aquellas que no están dispuestas a perdonar, porque no perdonar cierra la puerta del amor.
Cuesta muchísimo que los hijos dejen de amar a sus padres, pero cuando lo hacen, les cuesta muchísimo más perdonarlos. Cuando no queremos perdonar, cuando no queremos liberar y olvidar, lo que hacemos es atarnos al pasado; si estamos atados al pasado no podemos vivir en el presente, y si no vivimos en el presente, ¿cómo podemos crearnos un glorioso futuro? La vieja basura del pasado sólo crea más basura para el futuro.
Las afirmaciones realizadas frente al espejo tienen una ventaja: aprendemos la verdad de nuestra existencia. Si haces una afirmación e inmediatamente recibes una respuesta negativa como «A quién quieres engañar? Eso no es cierto. Tú no te mereces eso», acabas de recibir un regalo que puedes utilizar. No podrás hacer los cambios que deseas hasta que estés dispuesto a ver qué es lo que te lo impide. La respuesta negativa que acabas de descubrir es como un regalo, pues se convierte en la llave para la libertad. Transforma esa respuesta negativa en una afirmación positiva como «Ahora me merezco todo lo bueno. Permito que mi vida se llene de buenas experiencias». Repite la nueva afirmación hasta que realmente se incorpore a tu vida.
También he visto que se operan enormes cambios en una familia cuando uno de sus miembros hace afirmaciones. Muchas personas de las que asisten a las reuniones de los miércoles provienen de familias distanciadas. Literalmente no se hablan con sus padres. Les he hecho repetir la afirmación: «Tengo una relación maravillosa con cada uno de mis familiares; nos comunicamos con cariño, comprensión y sinceridad, incluso con mi madre» (o quienquiera que sea la persona con quien tienen el problema). Les recomiendo que cada vez que esa persona o la familia les venga a la mente, vayan al espejo y digan la afirmación una y otra vez. Es asombroso ver cómo los padres acuden también a la reunión tres, seis o nueve meses después.
10. Amémonos ya ,ahora mismo
No esperes a haber arreglado las cosas para amarte. La insatisfacción contigo mismo es una pauta habitual. Si logras sentirte satisfecho contigo mismo ahora, si puedes amarte y aprobarte ahora, entonces serás capaz de disfrutar de lo bueno cuando venga. Una vez que aprendas a amarte a ti mismo, comenzarás a amar y a aceptar a los demás. No podemos cambiar a otras personas, de modo que dejémoslas en paz. Gastamos muchísima energía intentando hacer que los demás cambien. Si empleáramos la mitad de esa energía en nosotros mismos, podríamos llegar a actuar de otra manera, y entonces los demás reaccionarían también de modo diferente.
Uno no puede aprender en lugar de otra persona. Cada uno tiene que aprender su propia lección o enseñanza particular. Lo único que podemos hacer es aprender en nuestro propio nombre, y amarnos es el primer paso, con el fin de que el comportamiento destructivo de otra persona no nos destruya. Si mantienes una relación con una persona realmente negativa y que no desea cambiar, necesitas amarte lo suficiente para poder alejarte de ello
El objetivo que en mi opinión hemos venido a conseguir aquí es el amor incondicional, y para lograrlo debemos empezar por amarnos y aceptarnos a nosotros mismos. No estamos aquí para contentar a otras personas o para vivir según sus directrices, sólo podemos vivir a nuestra manera y caminar por nuestra propia senda. Hemos venido a realizarnos a nosotros mismos y a expresar el amor en su sentido más profundo. Tú estás aquí para aprender y crecer, y para asimilar y proyectar compasión y comprensión. Cuando abandones el planeta no te llevarás a tus amigos ni a tu pareja, ni tu coche, tu cuenta bancaria o tu trabajo. Lo único que te llevarás será tu capacidad de amar.

SEAMOS AMABLES

Estándar

De El Poder esta Dentro de Ti: Seamos amables, cariñosos pacientes con nosotros mismos.

Louise Hay

 
Piensa en tu mente como si fuera un jardín. Para empezar, un jardín es un trozo de tierra. Puede que en el haya muchas zarzas de odio a uno mismo y piedras de desesperación, rabia y preocupación. Hay un viejo árbol llamado miedo que necesita una buena poda o que lo corten. Una vez hayas limpiado bien el terreno y abonado la tierra, siembra algunas semillas de alegría y prosperidad. El sol brilla sobre tu jardín, y tu lo riegas, lo abonas y lo cuidas amorosamente.

Al principio no se ve que suceda gran cosa. Pero tu no te detengas, continua cuidando tu jardín. Si tienes paciencia, las plantas crecerán y se llenan de flores. Lo mismo sucede en tu mente: tu seleccionas los pensamientos que vas a cuidar, y si tienes paciencia, veras como crecen y contribuyen a crear el jardín de experiencias que deseas.

Todos cometemos errores. Es normal equivocarse cuando se esta aprendiendo. Como ya he dicho, son muchas las personas que padecen de perfeccionismo. No se dan ni una sola oportunidad de aprender algo nuevo porque si no lo hacen a la perfección en los tres primeros minutos, ya suponen que no sirven. Cualquier cosa que decidas aprender requiere tiempo. Cuando uno comienza a hacer algo que nunca ha hecho, generalmente lo encuentra algo raro. Para que veas lo que quiero decir, tomate de las manos.
No hay ninguna forma correcta o incorrecta de hacerlo. Tomate las manos y observa que dedo pulgar queda encima. Ahora separa las manos y vuelva a tomarlas, esta vez con el Otro dedo pulgar encima. Probablemente te parecerá extraño, raro, incluso incorrecto. Tomate de nuevo como la primera vez, luego cambia, vuelve a tomarlas como la segunda vez y déjalas así. Que te parece?

No tan raro. No tan mal. Ya te estas acostumbrando. Tal vez puedas aprender a tomárselas de las dos maneras sin sentir extrañeza.

Lo mismo sucede cuando hacemos algo de una forma nueva. Puede parecernos diferente e inmediatamente la juzgamos. Sin embargo, con un poco de practica se nos hacé normal y natural, No vamos a amarnos a nosotros mismos totalmente en un solo día, pero podemos amarnos un poco mas cada día. Si cada día nos damos un poquito mas de amor, dentro de dos o tres meses habremos progresado bastante en nuestro amor propio.

Asia pues, las equivocaciones son nuestros peldaños. Son muy valiosas porque son nuestras maestras. No te castiguen por cometer un error. Si estas dispuesto a utilizarlo para aprender y crecer, entonces te servirá como un peldaño hacia la realización total en tu vida. Algunos llevamos bastante tiempo trabajando en nosotros mismos, y nos preguntamos por que aun nos siguen reapareciendo problemas. Es necesario que continuemos reforzando lo que sabemos, que no nos resistimos agarrandonos la cabeza y exclamando: De que me sirve?. Cuando estamos aprendiendo algo nuevo tenemos que ser dulces y cariñosos con nosotros mismos. Recuerda el jardín de que hablábamos hace un momento. Cuando aparezca una mala hierba negativa, arranca la cuanto antes.

Amarse a uno mismo no tiene nada que ver con sentimentalismos ni cursilerias. Se trata de un asunto bastante mas serio. Al hablar de amor, nos referimos a los pensamientos, palabras, actitudes y comportamientos que nos profesamos a nosotros mismos. Asi, amarnos es sinónimo de escucharnos, atendernos, aceptarnos, respetarnos, valorarnos y, en definitiva, ser amables con nosotros en cada momento y frente a cualquier situación.

El primer paso para amarnos consiste en conocernos, comprendiendo como funcionamos para diferenciar lo que deseamos de lo que verdaderamente necesitamos para ser felices. Y aunque en un primer momento lo parezca, este proceso de auto conocimiento no es un fin en si mismo. Es el medio que nos permite adueñar de nuestra mente, superando a través de la aceptación y el amor nuestros miedos, complejos y frustraciones.

Emocionalmente hablando, solo podemos compartir con los demás aquello que primero hemos cultivado en nuestro corazón. Si no aprendemos a ser felices de forma autónoma e independiente, es imposible que podamos ser cómplices de la felicidad de las personas que nos rodean. No en vano, al vivir tiranizados por nuestras carencias, nos relacionamos desde la escasez, pendientes de que los demás nos den eso que no hemos sabido darnos. Por el contrario, al conectar con nuestra fuente interna de bienestar y dicha, entramos en la vida de los demás desde la abundancia, ofreciéndoles lo mejor de nosotros sin necesitar ni esperar nada a cambio.

“La vida te trata tal y como tu te tratas a ti mismo”

Louise L. Hay

Gratitud – Louise L. Hay

Estándar

La gratitud produce más cosas por las que estar agra­decido; aumenta la abundancia.
La falta de gratitud y las quejas producen poco de qué regocijarse. A los que les gusta quejarse siempre les parece que hay pocas cosas buenas en su vida, y no disfrutan de lo que tienen.

El Universo siempre nos da lo que creemos merecer. A muchos nos educaron para fijarnos en lo que no tenemos y sentir sólo carencia. Parti­mos de una creencia en la escasez y luego nos pregun­tamos por qué está tan vacía nuestra vida. Si pensamos que no tenemos una serie de cosas y que no seremos felices mientras no las tengamos, dejamos en suspenso la vida. Entonces lo que el Universo oye es: «No tengo tal o cual cosa y no soy feliz», y eso es lo que conseguimos.

Desde hace tiempo acepto todos los cumplidos dicien­do: «Lo acepto con alegría, placer y gratitud». Me he dado cuenta de que al Universo le gusta mucho esa expresión, y constantemente recibo los regalos más maravillosos.

A! despertar por la mañana, lo primero que hago antes de abrir los ojos es dar las gracias a mi cama por la buena noche de sueño que me ha proporcionado. Le agradezco el calor y la comodidad que me ha brindado. A partir de ese comienzo, es fácil pensar en las muchas, muchísimas cosas más por las que me siento agradecida. Cuando salgo de la cama, probablemente ya he expresado mi gratitud por las ochenta o cien personas, lugares, cosas y experiencias de mi vida. Esa es una forma fabulosa de empezar el día.

Por la noche, justo antes de dormirme, repaso el día, bendiciendo y agradeciendo cada experiencia. También me perdono si me parece que he cometido un error, he dicho algo inapropiado o he tomado una decisión que no era la mejor. Ese ejercicio me llena de calorcillo y me quedo dor­mida como un bebé feliz.

Nos conviene agradecer incluso las lecciones que reci­bimos. No hay que huir de las lecciones; son pequeños tesoros que se nos dan. Cuando aprendemos de ellas, nues­tra vida cambia para mejorar. Ahora me alegro cuando veo otra parte más de mi lado oscuro. Sé que eso significa que estoy preparada para abandonar algo que ha estado dificul­tando mi vida. Digo: «Gracias por enseñarme esto, para poder sanarlo y continuar adelante».

Así pues, tanto si la lección es un «problema» que ha surgido como una opor­tunidad de ver algún viejo comportamiento negativo que ya es hora de abandonar, ¡alégrate!

Dediquemos todos los momentos posibles de cada día a agradecer todo lo bueno que hay en nuestra vida. Si es poco lo que tienes ahora, aumentará. Si tu vida ya es abundante, esa abundancia también aumentará- De este modo siempre se gana. Tú te sientes feliz y el Universo se siente feliz.
La gratitud aumenta nuestra abundancia

Comienza un diario de agradecimientos. Cada día escribe algo por lo cual estés agradecido. Diariamente di a alguien lo agradecido que te sientes por algo. Da las gracias a los dependientes de las tiendas, a los camareros, al carte­ro, a tu jefe o tus empleados, a tus amigos, a tus familiares y a perfectos desconocidos. Cuenta el secreto de la grati­tud, propágalo. Contribuyamos a hacer de este mundo un lugar de agradecimiento, por todo lo que damos a los demás